Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alemana Debis se adjudica el Centre Informàtic por 3.000 millones

La Generalitat ha adjudicado, por 3.000 millones de pesetas, el Centre Informàtic de la Generalitat (Cigesa) a Debis Systemhaus, empresa del grupo Daimler-Chrysler, que gestionará durante los próximos cuatro años la prestación de los servicios informáticos de la Administración catalana. La decisión sobre el contrato del siglo o la mayor privatización realizada nunca por la Generalitat, ha levantado ampollas en Indra, empresa pública en manos de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), que presentó una oferta muy superior, por 3.700 millones. Fuentes de Indra manifestaron ayer a este periódico que se reservan la posibilidad de ejercer acciones legales sobre el proceso de la concesión. Indra cuestiona que la comisión técnica calificadora haya rebajado su oferta a 3.000 millones, igualándola a la de los otros dos aspirantes. Indra ha considerado que la razón esgrimida por la Generalitat "no es de recibo". Entre los argumentos técnicos esgrimidos se sostiene que la adjudicataria podrían haber descalificado la oferta de Indra por hacer constar que ofrecía 3.700 millones si las valoraciones de Cigesa coincidían con la realidad. "Eso es algo que suele hacerse en cualquier oferta en una relación comercial", aseguran fuentes de Indra. Catalanidad La firma pública se muestra sorprendida de que haya resultado adjudicataria una empresa que no actúa en el mercado catalán de la externalización. La Generalitat justifica su decisión en que la oferta de Debis garantiza la estabilidad de los 420 trabajadores de Cigesa y se ajusta a los requisitos técnicos y de gestión solicitados en las bases del concurso de privatización. También destaca "la claridad de su propuesta económica, no sometida a condiciones ni negociaciones posteriores de ningún tipo", según fuentes oficiales de la Generalitat. Debis pagará 3.000 millones de pesetas, aunque el valor contable de Cigesa sea de 1.400 millones, lo mismo que ofertó Siemens. El pliego de condiciones del concurso advertía que la oferta económica supondría sólo el 40% de la valoración y que lo que tendría mayor peso sería el proyecto técnico de futuro.También advertía que se valoraría la "catalanidad" de la empresa adjudicataria. Fuentes de Comisiones Obreras han afirmado: "Se ha hecho una mala venta, justo por el precio de salida de la licitación, y además se dan los servicios informáticos, algunos de ellos confidenciales, a una empresa no catalana y sin experiencia en España". Los trabajadores están en contra de la venta y consideran que las condiciones del concurso vulneran la normativa sobre la confidencialidad de datos personales (por ejemplo, los funcionarios seropositivos), ya que serán responsabilidad de la adjudicataria. PASA A LA PÁGINA 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 1998