Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
GESTIÓN - JUAN CARLOS DOADRIO DIRIGE EL ÁREA CULTURAL

Villapalos nombra viceconsejero y cambia al director de Patrimonio

El organigrama de la Consejería de Educación y Cultura experimentó ayer un notable vuelco, a sólo medio año de las elecciones municipales y autonómicas del 13 de junio. El Consejo de Gobierno aprobó el nombramiento del hasta ahora jefe de gabinete del consejero Villapalos, Juan Carlos Doadrio, como nuevo viceconsejero de Cultura. Además, el director general de Patrimonio, José Miguel Rueda, cesa "a petición propia" y deja su puesto al arquietecto Javier Aguilar, marido de una diputada del PP.

La relación de cambios se completa con la creación de una nueva dirección general, la de Infraestructuras y Servicios, al frente de la cual se ha colocado a Frutos Barbero (Béjar, Salamanca, 1941), viejo conocido de Gustavo Villapalos de su época como administrador general de colegios mayores en la Universidad Complutense.La remodelación de la consejería de Educación y Cultura ya estaba prevista desde hace tres meses, como una consecuencia lógica de la asunción de las competencias en educación no universitaria a partir del próximo 1 de enero. Que el actual viceconsejero y cerebro gris en el proceso de transferencias, Raúl Vázquez, se quedaría como viceconsejero de Educación estaba anunciado desde hace tiempo. Era la otra viceconsejería, la de Cultura, la que ocasionaba más elucubraciones. Una de las más firmes pretendientes para el cargo era la gerente del Centro de Estudios y Actividades Culturales, Rosa Basante. También se barajó el nombre de Ignacio Amestoy. Al final, Villapalos se ha decantado por Juan Carlos Doadrio, de 43 años, jefe de gabinete y uno de sus más estrechos colaboradores durante toda la legislatura. Doadrio es doctor en Farmacia y autor de un libro sobre los "tetrabromocupratos con benzodiazepinas". Además, fue vicerrector de Relaciones Institucionales en la Complutense con el que ahora es su jefe político.

El ascenso de Doadrio coincidió con el "cese a petición propia" de José Miguel Rueda en el área de Patrimonio. Rueda se marcha después de tres años de trabajo intenso aunque, según dirigentes de la consejería, poco afortunado, pues se enfrentó con el Ayuntamiento por las obras de reforma de la plaza de Oriente y, pese a los deseos de su consejero, no ha logrado sacar adelante el Museo Arqueológico de Alcalá ni las obras de la biblioteca regional en Arganzuela.

Sustituye a Rueda el arquitecto Francisco Javier Aguilar (Madrid, 1955), que ha trabajado mucho para la Universidad Complutense: reformas totales en las facultades de Físicas y Podología, en los colegios mayores Diego de Covarrubias y Menéndez Pelayo, y anteproyecto del edificio de aulas para Derecho y Filosofía. Aguilar es marido de la diputada Cristina Cifuentes, portavoz del PP en la comisión de Educación y Cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1998