ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 12 de mayo de 1998

Perote sale de prisión en régimen abierto pese al recurso del fiscal militar

  • El ex jefe del Cesid se beneficia de la doctrina que se aplicó a Antonio Tejero

El ex coronel Juan Alberto Perote, condenado a siete años de cárcel por la sustracción de los llamados papeles del Cesid, abandonó a primera hora de la tarde de ayer la prisión militar de Alcalá de Henares (Madrid) tras concederle el régimen abierto el juez de vigilancia penitenciaria. La decisión del juez, que permite al ex jefe de la Agrupación Operativa del servicio secreto acudir a la cárcel sólo para pernoctar, de lunes a viernes, ha sido recurrida por el fiscal militar, si bien dicho recurso no ha paralizado la excarcelación de Juan Alberto Perote.

Perote ingresó en prisión el pasado día 2 de abril, 24 horas despúes de que la Sala Quinta del Tribunal Supremo confirmase la condena de siete años de privación de libertad que le impuso el Tribunal Militar Central por la sustracción de 1.200 microfichas cuando fue separado del Cesid, en noviembre de 1991. Dichas microfichas contenían otros tantos documentos secretos - algunos de ellos referidos a la guerra sucia contra ETA-, cuya difusión, a partir de junio de 1995, fue utilizada por el ex presidente de Banesto Mario Conde para presionar al Gobierno socialista.Perote declaró ayer, tras cruzar la puerta de la prisión, que el juicio sobre el secuestro de Segundo Marey, que comienza el próximo día 25 en el Supremo, "es un buen momento para conocer verdades que ya todos tenemos intuidas".

El ex coronel solicitó la concesión del régimen abierto y un permiso de siete días nada más ingresar en la cárcel, alegando que ya había cumplido la cuarta parte de la pena impuesta, contabilizando los 21 meses -desde junio de 1995 hasta marzo de 1997- que pasó en prisión preventiva.

La demanda fue denegada por el director del centro penitenciario el pasado 17 de abril, en base a la disposición adicional cuarta del reglamento de prisiones militares, de noviembre de 1992, según la cual "los autores de delitos contra la seguridad y defensa nacional" no podrán acceder al régimen abierto hasta tener efectivamente cumplida la mitad de la condena, un requisito que Perote no habrá cumplido hasta finales del año 1999.

A instancias del defensor del ex coronel, Jesús Santaella, la decisión del director de la cárcel ha sido anulada por el juez de vigilancia penitenciaria, quien ayer ordenó su inmediata excarcelación. En el auto, el juez invalida la disposición adicional cuarta del reglamento de prisiones militares, por considerar que no se ajusta a lo dispuesto en la Ley General Penitenciaria.

Desigualdad de trato

El juez argumenta que la disposición adicional cuarta se contradice con "el principio de individualización que, como sistema de ejecución se consagra en la Ley General Penitenciaria" y establece una "desigualdad dentro de los propios militares", al imponer requisitos especiales para progresar de grado o conseguir permisos de salida a los reos de delitos como el de rebelión militar o revelación de secretos.En consecuencia, el juez aplica a Perote la legislación penitenciaria general y le reconoce el derecho a obtener el régimen abierto, al haber cumplido 641 días de prisión efectiva, más de la cuarta parte del total, sin contar con los 690 días que se le han concedido como redención de pena.

El auto del juez de vigilancia penitenciaria ha sido recurrido por el fiscal togado ante el Tribunal Militar Central, el mismo que condenó a Perote, que deberá resolver en los próximos días. Fuentes jurídicas consideran muy difícil que prospere el recurso, dado el precedente del ex teniente coronel Antonio Tejero, condenado a 30 años de cárcel por el fallido golpe de Estado del 23-F, a quien el Tribunal Supremo aplicó en 1993 la misma doctrina de la que ahora se ha beneficiado el ex jefe de la Agrupación Operativa del Cesid.

La presentación del recurso del fiscal no ha paralizado, en todo caso, la excarcelación de Perote, quien abandonó la cárcel militar de Alcalá de Henares (Madrid) hacia las 14 horas de ayer, 40 días después de haber ingresado.

Recurso pendiente

También está pendiente el pronunciamiento del Tribunal Constitucional, al que apeló el abogado del ex coronel contra la sentencia del Tribunal Supremo. Esta misma semana, Santaella interpondrá otro recurso ante la Comisión de Derechos Humanos de Estrasburgo contra el acuerdo del Consejo de Ministros de 28 de noviembre de 1986 que declaró secretas las estructura, fuentes y procedimientos operativos del Cesid, informa Efe. La condena de Perote, además de la pena de prisión, lleva aparejada su expulsión de las Fuerzas Armadas.La concesión del régimen abierto cierra, a falta de lo que resuelva el Tribunal Constitucional, el proceso abierto contra Perote en junio de 1995, tras la publicación en El Mundo, de documentos secretos que demostraban la realización de escuchas indiscrimiadas por parte del Cesid, lo que provocó la dimisión del director de ese servicio secreto, Emilio Alonso Manglano, así como del ministro de Defensa, Julián García Vargas, y del vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra.

No es éste, sin embargo, el único proceso abierto a Perote en la jurisdicción militar. El ex coronel está procesado por un delito de tenencia ilegítima de documentación clasificada, que el Código Penal Militar castiga con cuatro meses a cuatro años de cárcel, debido al hallazgo en su celda de documentos del servicio secreto durante los registros judiciales realizados en 1996.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana