Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

En memoria de Salvador Velayos

El profesor Salvador Velayos, recientemente fallecido, pertenece a esa categoría de profesores universitarios cuyo magisterio, en el aula y en el laboratorio, está basado en el ejemplo de su propia labor. No tuvo el profesor Velayos una vida fácil: al término de la guerra civil española fue expedientado y apartado de su cátedra en Valencia. En una época en que se había destrozado el delicado mecanismo de transmisión del pensamiento científico, le cupo la gran responsabilidad de permanecer como único hilo conductor hacia el futuro de la escuela de magnetismo de Blas Cabrera, que, con la Institución Libre de Enseñanza, había alcanzado prestigio internacional. El profesor Velayos cumplió sobradamente con esta responsabilidad y aún causa admiración el hecho de que, tanto en la Universidad de Valladolid como después en la de Madrid (hoy Complutense), los mejores alumnos de las promociones de Física desearan al término de su licenciatura transformarse en colaboradores de su cátedra, aunque don Salvador -como todos le llamábamos- sólo ofreciese "sangre, sudor y lágrimas". Muchos de estos discípulos son hoy figuras relevantes de la física y han sabido transmitir su mensaje de amor a la investigación y a la docencia y satisfacción por el trabajo bien realizado. De Velayos fueron algunas de las primeras medidas en compuestos de tierras raras, y la labor continuada, tanto de él como de sus discípulos, ha culminado en la creación de un centro de investigación con prestigio internacional que, en su honor, recibió el nombre de Instituto de Magnetismo Aplicado Salvador Velayos, donde el próximo viernes 6 de junio, a las doce del mediodía, tendrá lugar un acto académico en su memoria.-

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de junio de 1997