ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 26 de enero de 1996

El Rey sugiere a Ernesto Zedillo que consolide la democracia en México

  • El líder mexicano busca recuperar credibilidad

El Rey de España alentó ayer de forma velada al presidente de México, Ernesto Zedillo, a profundizar en las libertades y la democracia al tiempo que alabó "la valentía, el rigor y la determinación" con la que se ha enfrentado a la crisis que azotó su país hace un año y vaticinó que logrará superarla. Zedillo inició ayer en Madrid la primera visita de Estado de un presidente mexicano a España desde hace 10 años.

Al término de la primera jornada de la estancia de Zedillo, don Juan Carlos ofreció una cena de gala a la delegación mexicana en el Palacio Real. Fue ahí dónde manifestó el apoyo de España a su huésped porque, dijo, "compartimos los mismos objetivos de bienestar y progreso ( ... ) desde la convicción de que sólo en un marco de libertad y democracia pueden nuestros ciudadanos desarrollar plenamente sus capacidades". Previamente, el Monarca había agradecido a México "Ia generosidad con la que a lo largo de la historia ha acogido a tantos españoles".Zedillo aceptó de antemano la sugerencia de su anfitrión. "Los mexicanos tenemos la convicción de que la recuperación y el crecimiento económico son inseparables de la primacia de la ley y de una estabilidad política afianzada en el desarrollo democrático", afirmó en su brindis.

El huésped dedicó buena parte de sus palabras a intentar modificar la maltrecha imagen internacional de su país golpeado por la crisis. "Nuestra nación está iniciando una recuperación clara y sólida, anovada en el esfuerzo y las capacidades de los mexicanos, y acompañada de una firme voluntad de transformación". "Por e so, al tiempo que modernizamos nuestra economía, perfeccionamos nuestra democracia recalcó.

La visita empezó con la llegada de la pareja presidencial mexicana al palacio de El Pardo, su residencia estos dos días en Madrid, poco después de las once de la mañana. El Rey y Zedillo, que se saludaron con un un efusivo abrazo, escucharon los himnos nacionales de ambos países y recibieron los correspondientes honores de ordenanza.

Tras pasar revista a un batallón de la Guardia Real, que lucía uniforme de gala, el Rey y su huésped saludaron al jefe del Gobierno, Felipe González, y a un reducido grupo de autoridades entre las que se encontraban los presidentes del Congreso y del Senado, Félix Pons y Juan José Laborda; el ministro de Exteriores, Carlos Westendorp, y José María Álvarez del Manzano, alcalde de Madrid.

Zedillo, el cuarto mandatario mexicano que visita España desde que ambos países restablecieron relaciones diplomáticas en 1977, ha viajado al frente de una importante comitiva en la que figuran los coordinadores de los tres partidos políticos mexicanos representados en el Senado, incluido el izquierdista Partido de la Revolución Democrática, que fundó Cuauhtémoc Cárdenas. También le han acompañado tres de sus ministros: el de Exteriores, José Ángel Gurría; el de Hacienda, Guillermo Ortiz, y el de Comercio, Herminio Blanco.Siete conveniosMientras Zedillo almorzaba con la familia real en La Zarzuela, su comitiva, encabezada por Gurría, estaba presente, compartiendo ceremonia con miembros del Gobierno español, en uno de los principales actos políticos de esta visita: la firma en el palacio de Viana de siete convenios de cooperación entre ambos países, de los cuales destaca una carta de intenciones entre los departamentos de Cultura de México y España para la organización de una gran exposición que el próximo año los dos países le dedicarán al cineasta aragonés ya fallecido Luis Buñuel.

Esta exposición, con la que se pretende rendir tributo al mayor cineasta español del siglo XX -Buñuel murió en México, dónde vivió exiliado varios años- se instalará en el Museo Reina Sofía de Madrid y en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana, y contará también con la aportación de obras de artistas contemporáneos al homenajeado, como Dalí, Max Ernst, Margritte, Tanguy, Picasso y Giacometti.

Al término de la firma de estos convenios, los ministros Gurría y Westendorp, celebraron una conferencia de prensa en la que ambos destacaron el "excelente nivel" de las relaciones entre ambos países. Al ser preguntado por el interés mexicano en suscribir un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, Gurría aseguró no tener prisa. "El tema es demasiado importante como para volverlo urgente", declaró. Agredeció, no obstante, al Gobierno español la ayuda que le viene prestando para impulsar este proyecto, que no logró rematar durante su presidencia.

También fue preguntado Gurría sobre el nuevo tratado de extradición suscrito entre España y México y que considera el terrorismo como cualquier otro delito. Recordó que sólo falta un canje de notas para su plena entrada en vigor, probablemente el mes próximo. Dijo además el canciller que México comparte con España los mismos objetivos en cuanto a la erradicación de este fenómeno.

Westendorp, por su parte, añadió que el nuevo tratado facilita también la extradición de personas perseguidas por delitos económicos, cuestión que consideró de gran importancia, ya que, en su opinión, evita que ninguno de los dos países se convierta en santuario de delincuentes de este tipo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana