Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Giuseppe Raffa,

el empresario y director de orquesta italiano creador de la fracasada superproducción de la ópera Aida, ha sido denunciado por sus acreedores húngaros, informó ayer Karoly Szaho, abogado de la Asociación de Amigos de la Ópera, en Budapest. La "superproducción fue un superengaño", afirma el diario Kurir, de la capital húngara, que se refiere al escándalo que ocurrió en julio pasado cuando se suspendió la obra, 10 minutos después de estrenarse en el estadio nacional de dicha ciudad, por problemas en la sonorización. El 3 de julio pasado, día del estreno, el equipo de sonido falló totalmente y se prometió a los espectadores que se les devolvería el importe de las entradas, que costaban entre 1.000 y 10.000 pesetas por persona. Los técnicos húngaros señalaron entonces que en el ensayo general el equipo de sonido ya no funcionaba, y que, a pesar de ello, no se tomaron medidas. El abogado de la Asociación de Amigos de la ópera informó que se iniciará un juicio contra Raffa para que pague el importe de las entradas y sus deudas con los proveedores húngaros.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de septiembre de 1992