Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Honduras gana la guerra del fútbol a los 23 años de que callaran las armas

La Haya / El Salvador

La guerra del fútbol ha terminado 23 años después de su comienzo, el 18 de julio de 1969, con la lectura de una sentencia. El Tribunal Internacional de La Haya, en uno de los procesos más largos de su historia, hizo público ayer un veredicto que estima gran parte de las reclamaciones territoriales de Honduras frente a El Salvador. Los presidentes de ambos países, presentes en la lectura del fallo, han reafirmado que respetarán éste.La resolución del Tribunal de La Haya, dependiente de Naciones Unidas, cierra un conflicto territorial entre Honduras y El Salvador que data de 1863 y que costó en julio de 1969 más de 5.000 muertos en un breve pero cruento conflicto armado conocido como la guerra del fútbol porque estalló a raíz de un partido entre las selecciones de los dos países.

La Haya ha resuelto reconocer la soberanía de El Salvador sobre las islas de Meanguera y Meanguerita y la de Honduras sobre la de El Tigre, con lo que este país gana una salida al Oceano Pacífico. Las tres están en el golfo de Fonseca, cuyas ricas aguas en pesca deben tener, a juicio del tribunal, soberanía compartida entre Honduras, El Salvador y Nicaragua. De los seis sectores terrestres en disputa, Tepanguisir, totalmente, y gran parte de Cayaguanca, han sido reconocidos como salvadoreños. El resto son de Honduras, país que sale beneficiado de la sentencia. Dos tercios de los 420 kilómetros en disputa pertenecen a partir de ahora a Honduras.

Alfredo Cristiani y Rafael Callejas, presidentes de El Salvador y Honduras respectivamente, se abrazaron en el puesto fronterizo de El Amatillo, en un gesto simbólico de reconciliación en presencia de sus colegas Violeta Chamorro y Jorge Serrano Elías, jefes de los vecinos estados de Nicaragua y Guatemala.

"La justicia la imparten los tribunales y, por lo tanto, la sentencia es justa", dijo Calleja. "El conflicto nos mantuvo distanciados, pero ahora estamos trabajando, no sólo para firmar la paz, sino para llevar soluciones a las precarias condiciones en que han vivido los pueblos de la frontera", añadió el presidente hondureño.

Cristiani, por su parte, declaró a Efe que "la guerra de 1969 es cosa del pasado". "No debemos mirar hacia atrás, sino hacia adelante, pensando siempre en la paz", agregó.

El Gobierno español difundió ayer una nota a través de la Oficina de Información Diplomática, en la que se felicita por el acuerdo. "De conformidad con el espíritu de la declaración de la Cumbre Iberoamericana, [el Gobierno español] hace pública su profunda, satisfacción por el logro de esta solución", reza la nota.

Ahora, el principal problema son los miles de campesinos, en su mayoría salvadoreños, que pueblan las zonas que estaban en litigio. Una comisión conjunta de los dos países emprendió el jueves un recorrido por la frontera común para explicar los ayudas previstas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1992

Más información

  • La Haya marca la frontera con El Salvador