Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ucrania se independiza y anuncia que no firmará el Tratado de la Unión

Ucrania ya es independiente. Lo que más temía el presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, se ha hecho realidad. La segunda república de la URSS, mayor en territorio y población que la península Ibérica, fue el domingo a las urnas para convertirse, democrática y abrumadoramente, en una potencia europea, dotada incluso de armas nucleares. "Ha nacido un nuevo Estado", afirmó ayer Leonid Kravchuk, de 57 años, virtual presidente electo del llamado granero de la URSS, al tiempo que anunciaba que su país no firmaría el nuevo Tratado de la Unión, aunque sí acuerdos bilaterales con las restantes repúblicas ex soviéticas.

Su propia victoria y la del sí a la independencia fueron anunciadas por Kravchuk durante un encuentro con los observadores occidentales que velaron por la limpieza de la consulta electoral. El 90% de los electores, según un portavoz presidencial, proclamó su deseo de romper los lazos que desde hace 350 años ataban a Kiev con Moscú, y cerca del 60% depositó su confianza en Kravchuk, frente a los restantes cuatro candidatos presidenciales. El resultado evita la necesidad de una segunda vuelta. Gorbachov telefoneó ayer a Kravchuk para felicitarle por su victoria y expresarle su confianza en que, una vez calmada la euforia independentista, Ucrania decida de forma voluntaria establecer una unión con los demás Estados soberanos de la antigua Unión Soviética.

En declaraciones a la agencia Reuter, Kravchuk afirmó estar convencido "al ciento por ciento" de que el presidente de la principal república soviética, el ruso Borís Yeltsin, reconocería en breve la independencia de Ucrania. Tanto Kravchuk como Yeltsin son partidarios de que las cuatro repúblicas que poseen armamento nuclear (Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán) creen un órgano colectivo para su control.

Fuentes oficiales ucranias aseguran que un porcentaje elevado de los 13 millones de rusos afincados en Ucrania (la república cuenta con 52 millones de habitantes) había votado a favor de la independencia.

"Tenemos que construir una nueva Ucrania", afirmó anoche el ex comunista Kravchuk, al tiempo que pedía a los Gobiernos extranjeros que establecieran "rápidas relaciones con el nuevo Estado".

La Casa Blanca y la CE fueron las primeras en reaccionar, dando la bienvenida a "esta expresión de democracia, que es un tributo a la voluntad del pueblo ucranio". No obstante, EE UU y la CE se abstienen por el momento de reconocer oficialmente la independencia, si bien la Administración norteamericana expresó su deseo de establecer con la ex república soviética "las relaciones normales que se mantienen con otros países democráticos".

La independencia cuenta con un extraordinario apoyo popular, ya que en todas las regiones, incluidas las de mayoría rusa, el sí ha superado al no, al igual que en la ciudad de Sebastopol, puerto de Crimea (de mayoría rusa), base de las fuerzas navales soviéticas en el mar Negro.

Páginas 3 y 4 Editorial en la página 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de diciembre de 1991

Más información

  • Gorbachov, la Casa Blanca y la CE felicitan al presidente Kravchuk