ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 28 de septiembre de 1991

El pistolero más frío del "cartel de Medellín"

Autor de 40 asesinatos, Dandeny Muñoz iba a cumplir un encargo 'grande' en Nueva York

Dandeny Mufloz Mosquera, mulato, de 24 años, el criminal más sanguinario del mundo, acusado del asesinato de Luis Carlos Galán y de otros 40 políticos y policías colombianos, fue detenido el miércoles, sin ofrecer resistencia, junto a una floristería del barrio neoyorquino de Queens. Sus objetivos en Nueva York eran una de las personalidades que asisten estos días a la Asamblea General de Naciones Unidas, o un alto contacto del narcotráfico en Estados Unidos o uno de los testigos en el juicio contra Manuel Antonio Noriega.La presencia de Dandeny Muñoz, a quien sus amigos de Envigado (Colombia) conocen por La Quica, había sido detectada en Nueva York por los agentes que peinaron la ciudad antes de la llegada el pasado lunes del presidente George Bush. La policía le seguía los pasos, aunque no tenía cargos contra él. Pero cuando los inspectores le pidieron identificarse en la esquina de la calle 103 con Northern Boulevard, el criminal dio un nombre falso, por lo que formalmente fue detenido.

A las diez de la noche, un Buick blanco con tres individuos a bordo se había parado frente a una cabina en medio de la lluvia en el área de Jackson Heights. Cuando sonó el teléfono, uno de los miembros del grupo salió del automóvil cubriéndose la cabeza con un periódico. Con una señal, avisó a Muñoz Mosquera para que atendiera la llamada. Un policía que había pasado meses estudiando las fotos del sospechoso se acercó para identificarlo. Instantes después 10 pistolas apuntaban sobre su cabeza.

La policía de la ciudad del crimen había conseguido abortar así un nuevo trabajo del pistolero más frío del cartel de Medellin. Nueva York es escenario estos días del tránsito continuo de limusinas escoltadas con jefes de Estado a bordo. Uno de ellos podría estar destinado a ser la próxima víctima. El presidente de Colombia, César Gaviria, tenía previsto llegar ayer.

El jefe de la Agencia para la Lucha contra las Drogas (DEA) en Nueva York, Bob Bryden, consideró también la posibilidad de que Mosquera hubiera sido enviado desde Colombia para matar al jefe de distribución del cartel de Medellín o a Max Mermelstein, un americano que estaba informando de los contactos entre Noriega y Pablo Escobar.

Las autoridades judiciales norteamericanas estudian ahora la posibilidad de presentar cargos contra él por conspiración para asesinato o entregarlo a la justicia de su país.

Dandeny Muñoz Mosquera había estado anteriormente en la cárcel en Bogotá por el asesinato en 1989 de Luis Carlos Galán, candidato liberal a la presidencia de la república, pero se escapó el pasado mes de abril tras pagar un soborno de 500.000 dólares. Robusto, de baja estatura, Muñoz Mosquera era el mejor en su oficio. La policía sabe que sólo actuaba en las grandes ocasiones. Por eso es seguro que, cuando llegó a Los Ángeles el 11 de septiembre con un pasaporte falso a nombre de Esteban Restrepo, planeaba algo importante.

Cometió, sin embargo, algunos errores. Desde su hotel en la ciudad californiana hizo llamadas telefónicas a Boston y Nueva York. En esas conversaciones, la policía encontró pistas para saber que mantendría su contacto desde una cabina en Nueva York. Al ser apresado el joven colombiano no iba armado. Sólo llevaba algunos billetes falsos de 100 dólares.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana