ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 21 de septiembre de 1988

El primer secretario de la Embajada de Guinea Ecuatorial será expulsado en los próximos días

  • Yáñez reconoce que funcionarios españoles han practicado el cambio de pesetas en el mercado negro

El Gobierno español ha comunicado al de Guinea Ecuatorial la expulsión del primer secretario de su Embajada en Madrid, Lucas Nguema, quien fue descubierto el domingo en la oficina de equipajes perdidos del aeropuerto de Barajas cuando trataba de retirar una maleta con drogas. La salida del diplomático debe producirse "en el plazo más breve posible", según informó ayer el secretario de Estado para la Cooperación Internacional, Luis Yáñez, a los parlamentarios que estudian las relaciones con dicho país, ante los cuales afirmó también que el error clave cometido en la cooperación con Guinea consiste en no haber enviado fuerzas españolas.

La expulsión del primer secretario de la Embajada de Guinea se produce en vísperas del viaje a Madrid del presidente de dicho país, Teodoro Obiang, quien se entrevistará el viernes próximo con Felipe González. Fuentes diplomáticas españolas indicaron ayer que es necesario "revisar a fondo" la cooperación, en especial, los instrumentos de que España dispone para conseguir decisiones racionales en los aspectos confiados a su cuidado. "Esto no significa una situación neocolonial", agregaron las mismas fuentes, "pero sí que a España se le debe exigir en Guinea lo mismo que a Francia respecto al África francóforta". El Gobierno de París mantiene fuerzas militares en vanos paises africanos.[Teodoro Obiang declaró ayer en París a Radio Nacional: "Al fracasar la cooperación, me sentí abandonado por Espafta", por lo que decidió integrar a su país en el área de influencia francesa].

El representante del PNV en la comisión parlamentaria, Iñaki Anasagasti, preguntó a Yáñez qué posibilidades existen de enviar ahora fuerzas españolas a Guinea, a lo cual contestó el secretario de Estado que España no puede injerirse en las decisiones de "un país soberano". Yáñez negó formalmente la posibilidad de que los parlamentarios puedan acceder a la "voluminosa documentación" elaborada por la subdirección de gestión del Ministerio de Exteriores respecto a la cooperación con Guinea, en respuesta a las peticiones reiteradas por varios diputados.

"No se puede sacar a relucir decenas y decenas de nombres de cooperantes, sin garantías de que se verán al día siguiente en los medios de comunicación", argumentó. "Yo mismo he sido víctima de una imputación falsa y he tenido que aguantar un año hasta ha practicado lo del calumnia, que algo queda. Lo siento, no estamos dispuestos a que circulen nombres y hechos sin pruebas".

El secretario de Estado para la Cooperación reconoció que funcionarios españoles han practicado, durante muchos años, el cambio de pesetas en el mercado negro guineano, procedimiento denominado "cambio no institucional" en la jerga oficial. Pero aseveró que ese cambio estuvo controlado por la embajada en todo momento.

En el cruce de preguntas y respuestas con la oposición, Yáñez tradujo el nivel de responsabilidad española en el caso del sargento Mikó. Según su versión, la embajada española se preocupó por él durante los dos o tres primeros años, pero "España no puede tutelar de por vida a un sargento ecuatoguineano".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana