Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Juegos de la 23ª Olimpiada de la Era Moderna

Marta Bobo sufre anorexia

La gimnasia rítmica es una de las modalidades totalmente devaluadas en los Juegos. Al igual que en halterofilia, las ausencias de Bulgaria y la URSS, países que dominan de forma absoluta este deporte, e incluso las de Checoslovaquia, RDA y Hungría para los siguientes puestos, han dejado el campo libre a los países de siguiente nivel.Sólo habrá competición individual y Marta Bobo, junto a la rumana Staiculescu y la alemana occidental Weber, deberían disputar las medallas. Pero Marta, con 29 kilos a sus 18 años, con anorexia diagnosticada, se encuentra en Los Ángeles en contra de los consejos del psiquiatra. Su situación, no ya anímica, sino física, ha podido ser peligrosa, y la delegación española que esperaba en Los Ángeles el grueso de la expedición no tuvo hasta el último momento la confirmación de su viaje. Uno de los doctores españoles en Los Ángeles ha acusado a las madres de muchas atletas de llevar a sus hijas a sufrir problemas físicos y psíquicos, como los de la gimnasta orensana. Su dieta se compone casi exclusivamente de vitaminas, pero resiste difícilmente el peso de la responsabilidad.

Los peligros criticables del deporte de elite en los países del Este, concretamente en las niñas gimnastas, tienen su peor caso español no ya en la gimnasia artística o deportiva, donde se había planteado hasta ahora, sino también en la rítmica, que podría parecer, en principio, más estética y saludable.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de julio de 1984