Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los exportadores franceses desnaturalizaron el aceite con anilina

Los industriales franceses se declaran totalmente ignorantes a propósito de la eventualidad de que el producto altamente tóxico denominado nitrobenceno y empleado en Francia, sea el causante del envenenamiento por aceite Fuentes españolas de París confirman que, en España, y en colaboración con las autoridades galas, se investiga sobre esa posibilidad. En espera de noticias clarificadora sobre el auténtico origen de la epidemia, los franceses ya realizan un riguroso control del aceite y conservas procedentes de España.Los señores Taddel y Noury, son los dirigentes del Comptoir National Technique Agricole (CNTA). Este organismo agroindustrial agrupa a cerca de trescientas cooperativas de productores de oleaginosas. Al mismo tiempo comercializa unas 500.000 toneladas de aceite de consumo, lo que representa el 98% de su producción. El resto es aceite industrial, exportado en parte hacia España. Los responsables precitados no cuantifican el aceite vendido a empresas españolas (tampoco dan nombres «por razones competitivas obvias»),- pero insisten que sus exportaciones han sido mínimas y que fueron suspendidas el mes de julio.

Petición española

Han empleado la anilina como desnaturalizante «porque así nos lo pedían los españoles», y subrayan dos cosas: en primer lugar, que la aduana francesa ha examinado siempre rigurosamente la naturaleza del producto exportado; y, esto, por una razón fiscal importante, es decir, porque el aceite industrial paga una tasa muy inferior a la que cotiza el aceite de consumo. Por ello, afirman, el fraude se ha producido más allá de la frontera.

Entre tanto, los poderes públicos ya han tomado toda clase de medidas para evitar que la «neumonía atípica sea ímportada a Francia», tal como titulaba días atrás el diario conservador Le Figaro una in formación sobre el asunto. El aceite y las conservas son objeto de un análísis cuyo resultado se conocerá probablemente esta misma senlá na, a pesar de las dificultades inhe rentes. Según un responsable de los Servicios de Fraudes y de Control de la Calidad, el examen minucio so. de una sola lata de sardirlas costaría alrededor de 100.000 pe setas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de septiembre de 1981