ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 16 de julio de 1980

Más de once muertos y sesenta heridos en el choque del tren Talgo contra un mercancías

De once a quince muertos, según portavoces oficiosos de Renfe y del Gobierno Civil de Soria, es el balance provisional de víctimas del choque del Talgo Barcelona-Madrid contra un mercancías, producido a las 20.45 horas de ayer en la estación de Torralba del Moral (Soria). El accidente, ocasionado por un fallo en las señales luminosas, provocado al parecer por una fuerte tormenta, arrojó también un saldo de más de sesenta heridos. El tren se componía de trece unidades y en él viajaban cerca de cuatrocientos pasajeros.

El único nombre confirmado oficialmente entre las personas fallecidas es el de Antonio García del Olmo, interventor del tren Talgo, que murió en el hospital de Soria. El Gobierno Civil de Guadalajara comunicó, por su parte, a la agencia Europa Press, el fallecimiento de uno de los heridos, Angel Vicario Fernández, que había sido internado en la residencia de la Seguridad Social de Guadalajara. Una tercera víctima identificada es Angel Requeme Molleja, cuyo cadáver se encuentra en el depósito de Medinaceli. El accidente se produjo cuando el Talgo subía por una cuesta, y aunque el conductor trató de frenar, no pudo evitar la colisión.Juan Antonio García, único hijo del interventor de Renfe Antonio García del Olmo, muerto en el accidente del tren Talgo 253, siniestrado en Torralba, desmadejado sobre la barra del bar de la estación de Chamartín, donde Renfe invitaba a café a los familiares de los viajeros, trataba de consolar de cuando en cuando a algunos familiares más que le aconsejaban no decirle nada a su madre hasta el día siguiente: «Déjala que duerma hoy tranquila». Antonio García, que según su hijo, «sentía el tren como una droga», debía jubilarse el día 15 de agosto, tenía un único hijo, Juan Antonio, y dos nietos. «Si hubiera estado cenando a esa hora no le hubiera pasado nada, pero tenía la manía de tenerlo todo escrupulosamente en orden». A esa hora, cuando directivos de Renfe acompañaban su dolor a tres pasos de distancia, Juan Antonio desconocía que precisamente el vagón restaurante parece ser uno de los más afectados, ignoraba si iban a trasladar a su padre a Madrid esa noche, y las lágrimas se mezclaban con el sudor que le empapaba la cara. Acabó de hundirse cuando un sobrino le dijo que su madre «ya lo ha escuchado en la radio».

Otros supervivientes de la tragedia del tren Talgo contaron que el tren iba relativamente, despacio, "incluso frenando, porque los vagones de atrás culeaban". En la estación de Torralba no había luz y, según uno de los supervivientes, con los pantalones manchados de sangre: «Hemos sacado siete rnuertos».

Un equipo de rescate de DYA (ayuda en carretera) salió de San Sebastián, a las dos de la madrugada, con destino a la estación de Torralba del Moral, con el fin de intervenir en las operaciones de rescate de los cadáveres que pueden estar atrapados aún entre los restos del tren siniestrado, informa Efe. Numerosas personas acudieron a la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, de la ciudad donostiarra, para donar sangre.

Pasa a página 13

Las unidades de cabeza del Talgo se empotraron en el tren de mercancías

Viene de primera página El choque del Talgo contra el mercancías -un tren cargado de contenedores, tipo TECO- se produjo frontalmente y a bastante velocidad, resultando completamente destrozadas las unidades de cabeza del tren de viajeros. Fuerzas del Ejército, de la Guardia Civil y Cruz Roja fueron movilizadas de inmediato para hacer frente a la situación, pero los trabajos de rescate se vieron dificultados por el difícil acceso al lugar del accidente -un solo camino, con terreno muy resbaladizo a causa de la lluvia-, que hizo necesario transportar a los heridos en jeeps de la Guardia Civil hacia otros puntos en los que se concentraban las ambulancias y los vehículos particulares detenidos por la Guardia Civil en la carretera Madrid-Barcelona para atender el traslado de heridos.Cuando los primeros equipos de rescate llegaron al lugar de los hechos, algunos pasajeros de los últimos vagones del tren habían salido de los coches por sus medios, tras la colisión, y se encontraban camino de la estación y de la carretera general, muchos de ellos con sus maletas. El ruido del choque fue terrible, según explicaron algunos de los vecinos de Torralba, un pueblo de sólo quince habitantes, que ayer se vio sacudido por la tremenda colisión.

Cadáveres extraídos por medio de sopletes

Personas que siguieron las tareas de rescate relataron que al menos siete cadáveres fueron extraídos con sopletes de entre los restos del vagón-restaurante. «El Talgo se ha empotrado contra el mercancías, cerca del puente Arias y de los cambios de vías», comunicaron a los primeros periodistas que trataron de obtener información sobre lo ocurrido. Los muertos y heridos son en su mayoría de los primeros vagones, mientras que la parte posterior del convoy apenas resultó afectada.

Una vez instalados en el lugar de los hechos grandes reflectores, para iluminar el espacio en que se encontraban los vagones, fue posible acelerar los trabajos de rescate. Los pasajeros ilesos comenzaron a ser evacuados a otros puntos, para llevarles a Madrid en autobuses y en ferrobuses, mientras los hospitales y médicos de toda la provincia de Soria y localidades cercanas de Guadalajara eran alertados ante la magnitud de la catástrofe.

Un tren de socorro provlsto de grúas comenzó a levantar el tren para comprobar si había víctimas debajo de los coches. A primeras horas de esta madrugada continuaban dichos trabajos, y un portavoz de Renfe comunicó que no se podía establecer con seguridad el balance de muertos y heridos hasta que no terminara dicha labor. Prácticamente a la misma hora, el director de la Seguridad del Estado, Francisco Laína, declaró que el tren había sido levantado casi en su totalidad y se creía que este trabajo estaba prácticamente concluido.

Heridos en el suceso

Los heridos del accidente fueron trasladados a la residencia sanitaria La Paz, de Madrid, así como a la residencia de la Seguridad Social de Guadalajara, hospital provincial de Soria y clínicas de distintas localidades de esta última provincia. Los datos confirmados de que se dispone son los siguientes:

- En la residencia La Paz, de Madrid, se encontraban internados Agustín Fernández Gómez, Miguel Angel López Santos y Francisco Pulido Romero, procedentes de la residencia de Guadalajara.

- En la residencia de la Seguridad Social de Guadalajara se encontraban Joaquín Carbonell Sonives (grave), Anastasio Flórez García (muy grave), Josefa Rey Solsona (leve), esta última se encuentra embarazada, y Mariano Pérez Gómez (leve).

- En el hospital provincial de Soria se encontraban ingresadas dieciséis personas (una de ellas el interventor fallecido), con heridas de diversa consideración. Todos los quirófanos estaban a pleno funcionamiento al cierre de esta edición, y se esperaba la llegada de tres nuevos heridos. Los nombres de los ingresados en Soria son los siguientes: Jesús Calvo Pujol, Luis Felipe Sinues Armengol (este último, un niño de doce años, con ambas piernas fracturadas), José Cid, Jesús Ruiz Esteban, María Teresa Humada Semavill a, Alberto Cabanach Borell, Juan. Lucio Villegas Doménech, Amelia Muelas Medrano, Fernando de la Portilla Ortiz, Fernando Bueno Sevilla, Fernando Rodríguez Zúñiga , Franc Hamsson (de nacionalidad norteamericana), Carmen Ramírez Domínguez, Carmen Brumer Montes y Francisco Fijoy Valladares.

Informaciones de última hora sobre el estado de los accidentados

Hacia las tres de la madrugadade hoy, uno de los doctores del centro sanitario soriano confirmó a EL PAIS que, salvo dos de los heridos, todos los internados presentaban pronóstico grave. Especialmente se refirió al súbdito norteamericano, Franc Hamsson, que se encontraba en la unidad de cuidados intensivos, con importantes lesiones en tórax y abdomen y ambos brazos fracturados. También se refirió a Francisco Fijoy Valladares, cuyo estado era crítico a esa hora.

El médico, que acababa de regresar del lugar del siniestro, informó que aún continuaban las tareas de rescate y que era muy posible la aparición de nuevos cadáveres entre los restos del tren siniestrado.

El Talgo Barcelona- Madrid estaba integrado por trece unidades, y había salido de la Ciudad Condal a las dos de la tarde, con cerca de cuatrocientos pasajeros.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana