Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Máxima expectación en Granada

Mal tiempo, nervios, flojo momento de juego en ambos equipos y máxima expectación son las notas dominantes en las vísperas del partido entre el Granada y el Madrid. El equipo que dirige Miguel Muñoz lleva tres días concentrado en Lanjarón. El Madrid llegó ayer tarde, por vía aérea y se sometió a un leve entrenamiento. Pese a la lluvia, la expectación es máxima y Los Cármenes se llenará, lo que supondrá una taquilla de unos cinco millones. Para el Granada, sometido a los peligros del descenso, la victoria en el partido de hoy es vital. Cargar algún negativo más a la cuenta de los seis que ya arrastra sería como ponerse la soga al cuello. El equipo andaluz marcha justo un punto por encima de la zona de descenso, pero las perspectivas para Elche y Oviedo, los equipos que quieren salvarse a su costa, serán bastante buenas si el Madrid le arranca algún punto. Sorprende en el Gra nada la diferencia que existe entre su campaña de los últimos meses del 75 y la que ha desarrollado en lo que va del presente año. Cuando el Granada comía las uvas, contaba con diecisiete puntos y un positivo. Su primer partido del año 76 lo jugaría precisamente en Chamartín, de donde saldría con una severa goleada sobre la espalda. Después, el Zaragoza cerraría la primera vuelta en los Cármenes con un empate, con lo que se evaporaba el positivo que el equipo de Muñoz había atesorado.

Muñoz, pese a todo, está impertérrito, como siempre. Hace tres días que subió a Lanjarón y allí se concentró con dieciséis hombres: Puente, López, Calera, Falito, Ge rardo, Castellanós, Ederra, Fernández, Grande, Angulo, Benítez, Santi, Megido, Milar, Lis y Parits. Es todo lo mejor que tiene el Granada. En el grupo, un hombre que es problema para Muñoz Castellanos. Este jugador, internacional un par de veces con el equipo A, fue traspasado hace unos meses al Valencia. La afición conoce el traspaso desde, hace tiempo, y en el partido disputado aquí contra el Español hace dos semanas, abroncó repetidamente su intervenciones hasta el punto de ponerle nervioso y forzar a Muñoz a sustituirle.

En cuanto al Madrid, lo primero que hizo fue acudir a Los Cármenes, donde los jugadores se emplearon en un breve entrenamiento con el fin de soltar músculos. Miljanic ha traído a los mismos dieciséis hombres que llevan día concentrados en Navacerrada Miguel Angel, García Remón Uría, Sol, Pirri, Camacho, José Luis, Rubiñán, Breitner, Netzer Velázquez, Del Bosque, Vitoria, Santillana, Roberto y Macanás.

Los dos entrenadores jugaron esconder las alineaciones, y hasta última hora y con dudas no llegaron a darlas. Después de mucho ir venir, cabe adelantar éstas. Por el Madrid: Miguel Angel; Uría, Sol, Pirri, Camacho; Breitner, Netzer, Velázquez, Del Bosque; Santillan y Roberto. Sol será el central de marcaje, encargado de sustituir al sancioando Benito. Por el Granada: Puente; Castellanos, Ederra, Fernández, Calera; Angulo, Benítez, Santi; Megido, Lis y Milar. El partido dará comienzo a las cinco de la tarde, como todos los de la jornada y lo dirigirá Urrestarazu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 1976

Más información

  • El descenso y el título en juego