_
_
_
_

La Reserva Federal detecta un mayor pesimismo sobre la situación económica en Estados Unidos

El Libro Beige del banco central indica que la economía continuó creciendo en la primera mitad del segundo trimestre

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, en una rueda de prensa el pasado 1 de mayo.
El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, en una rueda de prensa el pasado 1 de mayo.Kevin Lamarque (REUTERS)
Miguel Jiménez

“Las perspectivas generales se han vuelto algo más pesimistas ante la creciente incertidumbre y los mayores riesgos a la baja”. Esa es la frase que resume el contenido del Libro Beige de la Reserva Federal, publicado este miércoles por el banco central. El crecimiento económico se ha enfriado en el arranque de este año, al hacer algo de mella los altos tipos de interés sobre la actividad. Aunque el mercado laboral acumula un largo periodo por debajo del 4%, las señales de debilitamiento económico asoman por diversos lados.

El Libro Beige repasa las condiciones económicas en los 12 distritos en que la Reserva Federal tiene dividido el territorio de Estados Unidos. Retrata las condiciones y perspectivas económicas regionales basándose en una variedad de información, en su mayor parte cualitativa, recopilada directamente de las fuentes de cada uno de esos distritos y se publica ocho veces al año.

Ofrece una panorámica algo impresionista de la situación económica que ayuda a interpretar otros indicadores. La nueva edición de la publicación señala que la economía continuó creciendo desde principios de abril hasta mediados de mayo, es decir, la primera mitad del segundo trimestre del año. Este jueves se conocerá el dato revisado de crecimiento del primer trimestre. “La mayoría de los distritos registraron un crecimiento ligero o moderado, mientras que dos no registraron cambios en la actividad”, señala el documento.

No todos sectores sufren por igual las subidas de tipos que ha acometido la Reserva Federal para hacer frente a la inflación más alta en cuatro décadas, que no termina de volver al objetivo de estabilidad de precios del 2%. Aunque el presidente de la Reserva Federal cree que no habrá nuevas subidas de tipos, el nivel actual se está manteniendo más tiempo del que inicialmente se pensaba y no está claro cuándo llegará el primer recorte de los tipos.

Inversores y analistas esperan las pistas que den los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal tras la reunión del próximo 12 de junio. En ella deben actualizar sus pronósticos sobre cuál será la política monetaria adecuada a seguir. Las previsiones de marzo, que aún apuntaban a tres recortes de 0,25 puntos hasta fin de año, son ya papel mojado y los inversores creen que habrá una o como máximo dos rebajas de tipos hasta diciembre.

El Libro Beige de este miércoles indica que “los precios aumentaron a un ritmo moderado durante el periodo de referencia”. Los contactos en la mayoría de los distritos señalaron que los consumidores se revolvieron contra subidas de precios adicionales, lo que se tradujo en que los minoristas ofrecieron descuentos para atraer a los clientes a costa de los márgenes de beneficio, ya que los precios de los insumos subieron por término medio. “Se espera que el crecimiento de los precios continúe a un ritmo moderado a corto plazo”, dice el informe, que no las cuantifica. Este viernes se publica el deflactor del consumo personal PCE de abril, la medida de inflación preferida por la Reserva Federal.

El precio del dinero está en el rango del 5,25%-5,5%, su máximo en más de 23 años. Las estrictas normas crediticias y los elevados tipos de interés siguieron limitando el crecimiento de los préstamos, según indica el Libro Beige. La demanda de viviendas aumentó modestamente, y la construcción de viviendas unifamiliares se incrementó, aunque hubo informes de que el aumento de los tipos de interés afectó a la actividad de ventas. La situación del sector inmobiliario comercial se debilitó debido a la preocupación por la oferta, las estrictas condiciones crediticias y los elevados costes de los préstamos.

Ligero aumento del empleo

En cuanto al empleo, seguido muy de cerca también por la Reserva Federal, aumentó ligeramente, según el informe. Ocho distritos registraron aumentos de empleo entre insignificantes y modestos, y los cuatro restantes no registraron cambios en el empleo, dice. “La mayoría de los distritos señalaron una mayor disponibilidad de mano de obra, aunque sigue habiendo escasez en determinados sectores o áreas. Varios distritos afirmaron que la rotación de personal ha disminuido y uno señaló que el poder de negociación de los empresarios ha aumentado”, añade.

En cuanto a las perspectivas del mercado laboral, un par de distritos esperan que continúen las modestas ganancias de empleo, mientras que otros señalaron un retroceso en las expectativas de contratación debido a una demanda empresarial más débil y a la reticencia debida al incierto entorno económico. El crecimiento salarial siguió siendo moderado en su mayor parte, aunque algunos distritos comunicaron aumentos más modestos. Varios distritos informaron de que el crecimiento salarial se situaba en las medias históricas anteriores a la pandemia o se estaba normalizando hacia esas tasas.

Según los datos recopilados, el gasto minorista se mantuvo estable o aumentó ligeramente, reflejando un menor gasto discrecional y una mayor sensibilidad a los precios entre los consumidores. Las ventas de automóviles se mantuvieron prácticamente estables, y algunos distritos señalaron que los fabricantes estaban ofreciendo incentivos para estimular las ventas.

Por su parte, los viajes y el turismo se fortalecieron en gran parte del país, impulsados por el aumento de los viajes de ocio y de negocios, pero los contactos recabados en el sector de la hostelería mostraron opiniones dispares para la temporada de verano.

La demanda de servicios no financieros aumentó, y la actividad en los servicios de transporte fue dispar, ya que la actividad portuaria y ferroviaria aumentó, mientras que los informes sobre la demanda de transporte por carretera y de mercancías variaron. La actividad manufacturera se caracterizó en general por mantenerse estable o al alza, aunque dos distritos citaron descensos. La actividad energética se mantuvo estable en gran medida, mientras que los informes agrícolas fueron desiguales, ya que la sequía cedió en algunos distritos, pero las finanzas y los ingresos agrícolas siguieron siendo motivo de preocupación.

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_