¿En qué consiste la inmunonutrición para perros y gatos?

Cuidar de las defensas y barreras naturales de los animales es posible gracias a una buena alimentación y a productos que contienen ingredientes funcionales como inmunoglobulinas, polifenoles y nucleótidos, que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmunitario

Para defenderse, los animales tienen un sistema inmune dividido en dos tipos de respuesta: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa. La alimentación juega un papel fundamental.
Para defenderse, los animales tienen un sistema inmune dividido en dos tipos de respuesta: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa. La alimentación juega un papel fundamental.Getty Images/iStock

El sistema inmunitario lo forman un conjunto de células, proteínas y moléculas específicas que tienen el objetivo de proteger el cuerpo de agresiones provenientes del exterior. Para defenderse, los animales tienen un sistema inmune dividido en dos tipos de respuesta: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa. La inmunidad innata es la primera línea de defensa y consiste en barreras físicas, células de defensa y compuestos químicos que protegen frente a la entrada de bacterias, virus o patógenos. Esta inmunidad innata está directamente relacionada con la inmunidad adaptativa, que entrena al sistema inmune ante esa primera exposición a los agentes extraños, para que los reconozca y los destruya en el futuro, a través de células específicas así como con la producción de inmunoglobulinas o anticuerpos.

Hay estudios que indican que, aunque perros y gatos tienen aspectos comunes en el funcionamiento de su sistema inmunitario, existen diferencias en la respuesta ante enfermedades alérgicas, autoinmunes, inflamatorias idiopáticas o infecciosas entre las dos especies. En este estudio, publicado en la revista Parasites & Vectors, se planteaban varias hipótesis sobre por qué los felinos parecen más resistentes a estas infecciones. ¿Se debe a los paseos de los perros en el exterior frente a la vida interior de los gatos? ¿Son estos más cuidadosos con su acicalamiento, frente a las costumbres menos higiénicas de los perros, como el olfateo, que en ocasiones pueden poner en riesgo sus defensas? ¿O es la característica felina de “disimular” enfermedades, sin gestos de dolor, ni maullidos de queja, lo que hace que pasen desapercibidas posibles infecciones?

La alimentación juega un papel fundamental en sistema inmunitario, ya que los nutrientes esenciales como proteínas y aminoácidos, ácidos grasos esenciales, vitaminas, y minerales interaccionan directamente con el sistema inmune, para su correcto funcionamiento. Así pues, los dueños de animales de compañía pueden contribuir a las defensas y barreras naturales de sus mascotas a través de algo tan sencillo como una buena alimentación.

Detectar infecciones a través de la fiebre

La causa más frecuente de la fiebre en perros es de naturaleza infecciosa. Aunque también puede ser provocada por otros motivos, como causas inflamatorias e inmunomediadas, y en un pequeño porcentaje no puede determinarse la causa, en todos los supuestos la recomendación es visitar un especialista que pueda ayudarnos a encontrar el motivo.

Los gatos, por su parte, tienen una temperatura normal más elevada que los humanos. Los valores normales oscilan entre los 37,8 grados y los 39 grados. Una temperatura superior a los 39,2 grados se considera fiebre en los felinos. Notarlo decaído, apático, cansado o sin apetito puede ser un indicativo de fiebre. Si tiene fiebre, lo más recomendable es acudir al veterinario para que lo examine.

En cualquier caso, los dueños de perros y gatos pueden ayudar a sus defensas y barreras naturales con una dieta de alta gama, rica en nutrientes, que contribuya a mantenerse activos, saludables y fuertes, a lo largo de su vida. La gama Advance Active Defense, para perros o gatos, destaca por su fórmula exclusiva, que incorpora inmunoglobulinas activas, nucleótidos (en cachorros y gatitos) y polifenoles naturales, que contribuyen a un correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Más de 25 años de investigación, con ingredientes científicamente probados, han permitido a Advance desarrollar una composición única con estos tres inmunonutrientes. Las inmunoglobulinas trabajan desde el intestino (uno de los órganos inmunitarios principales del cuerpo) y ayudan a neutralizar cuerpos extraños para mantener su salud. Los polifenoles son compuestos que se encuentran de forma natural en las plantas, de alta capacidad antioxidante, y contribuyen a neutralizar los radicales libres que pueden dañar las células inmunitarias de los pequeños peludos.

La inmunidad innata consiste en barreras físicas, células de defensa y compuestos químicos que protegen frente a la entrada de bacterias, virus o patógenos. La inmunidad adaptativa es la que entrena al sistema inmune ante esa primera exposición a los agentes extraños, para que los reconozca y los destruya en el futuro

Por último, los nucleótidos son moléculas necesarias para la formación del material genético de las células (ADN, ARN). Las células con una alta tasa de replicación, como por ejemplo las del sistema inmunitario o del intestino, necesitan una elevada aportación de nucleótidos. Los cachorros y gatitos los obtienen a través de la leche materna. Por eso, para garantizar que reciben una elevada cantidad de nucleótidos, la gama Puppy y Kitten de Advance está suplementada estas moléculas, contribuyendo así a su óptimo desarrollo.

En la gama Advance Active Defense, se presenta nutrición de alta calidad, que contiene estos inmunonutrientes y que además es rica en proteínas de alta calidad, vitaminas y ácidos grasos esenciales.