ELECCIONES GENERALES

Casado: “Sánchez traicionó a Susana Díaz, a Rivera y a Rajoy. El 10-N es un referéndum”

El líder del PP plantea las elecciones como un plebiscito sobre la continuidad del PSOE y se presenta como el candidato para "recuperar el orgullo de ser español"

Pablo Casado bromea con Juan Manuel Moreno este jueves en el mitin inaugural de la campaña del PP, en Sevilla.PACO PUENTES / ATLAS (atlas)

El PP afronta las nuevas elecciones como un examen de recuperación tras perder en abril 71 diputados. Pablo Casado se presenta con un discurso y alineación nuevos que suponen una enmienda a la estrategia de las pasadas elecciones. Entonces primó la ideología sobre la gestión y ahora se ha rodeado de veteranos del partido mientras agita el miedo a la crisis. El presidente popular acusó este jueves a Pedro Sánchez de no creer en la nación española y de haber “traicionado a todos”. "España necesita un Gobierno al que no le tiemblen las piernas con los independentistas", dijo.

Pablo Casado decidió arrancar anoche la campaña electoral en Sevilla, escenario del pacto con Ciudadanos y Vox que le permitió arrebatar en 2018 a los socialistas su viejo feudo andaluz. “No nos acostumbramos. Cada vez que oigo ‘presidente de la Junta de Andalucía...’ no me lo puedo creer”, arracó el presidente popular, delante de una enorme pantalla en la que se veía un molino quijotesco.

Casado afronta el examen de recuperación del 10-N con un cambio de imagen, de alineación, y de tono. Una enmienda a la totalidad a su estrategia de abril, cuando se dejó 71 diputados en las urnas. Este jueves, animado por las encuestas —también el público lo estaba, mucho más que en abril y desde luego mucho más que en las autonómicas y municipales de mayo— prometió dimitir si obtenía un escaño menos que en las anteriores generales (cuando bajó de 137 a 66), y declaró que Pedro Sánchez debería hacer lo mismo.

El candidato popular dedicó la primera parte del mitin inaugural a culpar a Pedro Sánchez de la repetición de elecciones. “Traicionó a Susana Díaz, a Albert Rivera, a Pablo Iglesias, a Mariano Rajoy. Una persona que ha traicionado a todos y no ha pactado con nadie no va a conseguir en noviembre lo que no ha querido conseguir en abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre. Pedro Sánchez es sinónimo de bloqueo”, proclamó.

Casado presentó las elecciones del próximo 10 de noviembre como “un referéndum” sobre la continuidad de Sánchez en el Gobierno. “Y solo hay una casilla para el no, la del único partido que ha dicho que no va a facilitar su investidura. En la casilla del sí pueden entrar todos los demás porque cualquier voto que no vaya al PP puede hacer posible que Sánchez siga en La Moncloa”, señaló, llamando a los que dudan entre Ciudadanos, Vox y ellos mismos, a decantarse por el PP. Casado dedicó un réquiem por España Suma, la coalición preelectoral que intentó con Ciudadanos — “Nos dieron un portazo”— y se presentó como el único voto útil contra el PSOE, el partido que insiste en la "España plurinacional". ¿Cómo va a ser presidente de la nación alguien que no cree en la nación?", apostilló Casado.

A partir de ahí, el líder del PP recuperó algunos hits de la campaña de abril: desde "la España que madruga", al presidente que lo es “gracias a Junqueras, Torra, Bildu y Podemos”. Desde la ley antiokupas y la ampliación de los supuestos sobre los que aplicar la prisión permanente revisable, hasta la promesa de “negociar a cara de perro” la Política Agraria Común (PAC) en Europa. Había, no obstante, un cambio importante en el mensaje de fondo. Casado se centra ahora mucho más en la experiencia de gestión de su partido y en agitar el miedo a la crisis que a aquel “PP sin complejos” que le alejó del centro.

Ese cambio de mensaje se ha traducido en una nueva alineación, y parte de los cuestionados fichajes de Casado el pasado abril han sido dezplazados en favor de exminitros como Ana Pastor o Elvira Rodríguez. “Represento a un equipo de personas que ya se enfrentó a las dos graves crisis que dejaron los gobiernos socialistas. Ahora que viene otra...", afirma Casado en la carta que ha enviado a los votantes.

El líder del PP tiene previsto recorrer 6.000 kilómetros en una semana y participará en 13 actos en 11 provincias: Álava, La Rioja, Pontevedra, Madrid, Cantabria, Asturias, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Murcia y Palencia. Desde al anuncio de nueva convocatoria electoral el 10 de noviembre, el presidente popular ya ha pisado todas las comunidades autónomas y recorrido 27.863 kilómetros, según el PP.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50