Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP admite que el pacto contra Podemos es inviable pero lo avala

Los populares intentan situar al PSOE en la extrema izquierda

Esperanza Aguirre
Esperanza Aguirre fue la primera en ofrecer sus concejales para que el socialista Carmona sea alcalde y desbancar a Podemos. El País

La dirección del PP respalda la propuesta de Esperanza Aguirre de formar un frente con PSOE y Ciudadanos para evitar que Podemos y las candidaturas vinculadas gobiernen en Ayuntamientos y autonomías. No obstante, fuentes de la dirección del partido explican que consideran casi imposible que pueda tener éxito ese planteamiento. Aseguran que lo respaldarán si en algún lugar lo propone algún candidato del PP, entre otras cosas porque políticamente les permite hacer que se vea al PSOE en una posición de izquierda más radical, para dejarles el centro más asequible en las generales. Es decir, admiten que es más un movimiento táctico y de apariencia que de resultados.

García-Margallo: "Carmena no es un peligro para la democracia"

EFE

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha dicho que la candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena, que podría llegar a ser alcaldesa de la capital, "no es, desde luego", un peligro para la democracia como tampoco ninguno de los partidos que han concurrido a las municipales y autonómicas.

El ministro ha respondido a los periodistas del Congreso que le han preguntado sobre las afirmaciones de ayer de la cabeza de lista del PP en el Ayuntamiento, Esperanza Aguirre, que aseguró que la formación Ahora Madrid es una fuerza que no está dentro del "sistema democrático constitucional".

García-Margallo ha subrayado que esa formación tiene un modelo "distinto", pero también que no cree que "ningún partido" de los que se han presentado "sea un peligro para la democracia, y desde luego Carmena no lo es".

 Esas fuentes remarcan que lo que está en ciernes es de un pacto del PSOE con la extrema izquierda y se preguntan qué es lo que se diría si el PP llegara a cualquier tipo de acuerdo con partidos de extrema derecha. “El PSOE se está abrazando a Podemos para cerrar el paso a Aguirre”, dijo ayer el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, para poner de manifiesto ese supuesto giro de los socialistas, pensando en las elecciones generales de noviembre.

La propuesta de la candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid tuvo ayer también el respaldo expreso de miembros del Gobierno, especialmente los de sectores más conservadores. El caso más evidente fue el del ministro del Interior, Jorge Fernández, que se mostró también partidario de frenar con el PSOE a Podemos.

“Hay que garantizar la gobernabilidad entre partidos claramente constitucionalistas. Estoy totalmente de acuerdo con mi partido y con esa proposición, para evitar que una fuerza política como esa [Ahora Madrid] pueda gobernar”, aseguró Fernández. Por contra, otros destacados dirigentes del PP, como Cristina Cifuentes, candidata a la Comunidad de Madrid, rechazan radicalmente el frente propuesto por Aguirre.

Los partidarios de ese frente, además, han compartido la tesis del peligro para la democracia que, según ellos, representa Podemos. Por ejemplo, la presidenta en funciones de Navarra, Yolanda Barcina, mezcló al partido de Pablo Iglesias con Bildu para concluir que vamos hacia la situación de “Venezuela, Argentina o la Alemania antes de Hitler”. De esa posición se desmarcó el ministro de Exteriores, José Manuel Margallo, para quien Carmena “no es, desde luego, un peligro para la democracia”.

Lo que ocurre es que cuando la dirección del PP ha asumido la propuesta de Aguirre, ésta se ha ido más allá y ha llegado a proponer para Madrid "un Gobierno de concentración con Carmena", si elimina un apartado del programa de Ahora Madrid que supuestamente crea "soviets" en cada distrito. Ahora Madrid niega que exista tal cosa.

El argumentario del PP de cara a las próximas semanas se basará, precisamente, en la palabra estabilidad, que según los populares no garantizan los pactos de izquierdas y en poner el acento en la radicalidad que asume el PSOE. Y cada comunidad o ayuntamiento negociará con Ciudadanos si lo necesita.

Más información