Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Monarca promociona a las empresas españolas en Emiratos y Kuwait

Cuatro ministros y 15 empresarios acompañan al Rey en un “viaje estratégico”

El Rey conversa con el emir de Kuwait en mayo de 2008. Ampliar foto
El Rey conversa con el emir de Kuwait en mayo de 2008.

El Monarca, de 76 años, inició ayer un viaje relámpago para visitar dos países en menos de cuatro días, Emiratos Árabes y Kuwait. Aterrizó ayer por la tarde en Abu Dhabi, donde cumplió con la visita protocolaria a la tumba del fundador de la Federación de Emiratos Árabes Unidos— y tiene previsto llegar el miércoles a Valencia —si no hay averías como en los últimos vuelos de la familia real— para asistir a la final de la Copa del Rey. Este es el primer viaje de la gira que don Juan Carlos realizará en los próximos tres meses por los países del Consejo de Cooperación del Golfo. A finales de abril, viajará a Omán y Bahrein; en mayo a Arabia Saudí y finalmente, a Catar.

El objetivo es captar inversiones y sobre todo, apoyar a las empresas españolas que pelean por contratos millonarios en países que tienen lo que España hace años que no ve: ambiciosos planes de construcción de infraestructuras con cifras mareantes sobre la mesa, como los 20.000 millones de dólares que se prevé movilizará la feria internacional Dubai 2020, o los 8.000 millones previstos para el metro de Abu Dhabi.

Cuatro ministros y 15 empresarios acompañan al Rey en este primer viaje de la gira. José Manuel García-Margallo (Exteriores), Pedro Morenés (Defensa), Ana Pastor (Fomento), y José Manuel Soria (Industria) tienen previsto firmar acuerdos de cooperación sobre infraestructuras, lucha contra el crimen organizado y gestión cultural. Los 15 empresarios son presidentes o directivos de, entre otras, OHL, FCC, Navantia, Airbus, Ferrovial, Indra o ACS, y buscan aprovechar el tirón del Rey en la zona para lograr, en algunos casos, “el empujón final” a un jugoso contrato y en otros, buenos contactos para el futuro. Los proyectos más avanzados son la venta de barcos fabricados por Navantia y aviones de Airbus.

Será inevitable, afirman fuentes diplomáticas, tratar el único asunto que empaña el optimismo con el que la delegación española ha emprendido este viaje: el contencioso con Masdar, que ha demandado a España ante la institución de arbitraje del Banco Mundial. Masdar gestiona con la española Sener tres centrales termosolares en Sevilla y Cádiz y el motivo de la disputa son los recortes a la retribución de las energías renovables realizados por el Gobierno. “Buscaremos una salida lo más airosa posible para todos”, dicen fuentes diplomáticas.

Esta será, además, la prueba de fuego para la recuperación del Rey, ya que es la primera vez desde que su última operación de cadera, el pasado noviembre, que hace un viaje largo, fuera de Europa. Miguel Cabanela, que intervino las dos últimas veces al Monarca, ha dado antes su visto bueno. Tras examinarle en La Zarzuela, el cirujano, no obstante, le ha recomendado que siga con el bastón. Con el Rey viaja el jefe médico de La Zarzuela y un fisoterapeuta, ya que don Juan Carlos todavía tiene que hacer dos horas de rehabilitación al día.