Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las imágenes del crimen de la abogada Rosa Cobo

EL PAÍS muestra las capturas del vídeo del asesinato de la letrada granadina a manos de un excliente

  • El asesino espera a la abogada Rosa Cobo escondido tras la columna del garaje de la casa de la letrada.
    1El asesino espera a la abogada Rosa Cobo escondido tras la columna del garaje de la casa de la letrada.
  • La abogada llega en su vehículo al garaje de su casa y aparca en su plaza.
    2La abogada llega en su vehículo al garaje de su casa y aparca en su plaza.
  • El asesino aborda a la mujer y empieza a discutir con ella.
    3El asesino aborda a la mujer y empieza a discutir con ella.
  • El asesino comienza a agredir a Rosa Cobo con su porra y abre el maletero del coche para intentar meterla en él.
    4El asesino comienza a agredir a Rosa Cobo con su porra y abre el maletero del coche para intentar meterla en él.
  • El asesino continúa golpeando a la abogada.
    5El asesino continúa golpeando a la abogada.
  • El asesino intenta introducir a la abogada en el maletero del coche mientras continúa golpeándola.
    6El asesino intenta introducir a la abogada en el maletero del coche mientras continúa golpeándola.
  • La mujer cae al suelo.
    7La mujer cae al suelo.
  • Rosa Cobo intenta escapar de su agresor.
    8Rosa Cobo intenta escapar de su agresor.
  • El asesino alcanza a la mujer, vuelve a golpearla y la introduce en el maletero del vehículo.
    9El asesino alcanza a la mujer, vuelve a golpearla y la introduce en el maletero del vehículo.
  • El asesino, después de haber introducido a la mujer en el maletero del coche, regresa a recoger las pertenencias de la abogada, caídas en el suelo, donde se puede observar una mancha de sangre. Rosa Cobo no murió en aquel momento. El asesino llevó el vehículo a un descampado y le prendió fuego. La mujer murió por la inhalación de humo.
    10El asesino, después de haber introducido a la mujer en el maletero del coche, regresa a recoger las pertenencias de la abogada, caídas en el suelo, donde se puede observar una mancha de sangre. Rosa Cobo no murió en aquel momento. El asesino llevó el vehículo a un descampado y le prendió fuego. La mujer murió por la inhalación de humo.