Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joan Verger, un líder de la derecha rural de Mallorca

El veterano político del PP fue diputado del Parlamento de Baleares, consejero con Jaume Matas y presidente del Consell de Mallorca

Un líder de la derecha clásica y rural que dio cuerpo al PP de Mallorca, Joan Verger Pocoví, falleció el 2 de mayo a los 68 años víctima de un cáncer intestinal con el que combatió durante meses. Aun retirado de la primera línea política por Jaume Matas —del que fue consejero de Fomento—, este ingeniero industrial y empresario de gasolineras y transportes aparecía de visita por el Parlamento. En tertulias dejaba huella de sus sarcasmos y opiniones sobre su grupo y el resto de formaciones, con las que siempre congenió. Fue el gran aliado —y socio indirecto de negocios— de Maria Antònia Munar y Unió Mallorquina (UM) en la alianza con el PP.

Verger entró en política en la UCD, como concejal de su pueblo, Montuïri, en 1979, y salió de la formación centrista porque creía que viraba hacia la izquierda. Así pasó al PP, donde fue presidente balear en dos ocasiones. Fue vicepresidente del Consell de Mallorca entre 1983-1987 y diputado en el Parlamento de Baleares. En 1987 fue elegido de nuevo presidente del Consell de Mallorca, cargo que ocuparía hasta 1995.

Tras la caída por el caso Sóller de Gabriel Cañellas, en 1996 encabezó con Jaume Matas el derrocamiento del presidente del Gobierno de Cristòfol Soler y aupó a Matas al Gobierno mientras él tomaba el PP. En 2000 entró otra vez al Parlamento hasta que en 2003 fue nombrado presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, cargo que ejerció hasta el año 2007. Por sus negocios y contratos en puertos fue imputado en un caso de corrupción, sin juzgar.

Tertuliano a la antigua

Cazador de perdices, fumador de puritos, tertuliano a la antigua, a veces polemizó públicamente con líderes ecologistas en manifestación. Nunca negó sus secretas aspiraciones de ser presidente de Baleares pero le faltó dar la cara en los debates internos.

Cuando en 1996 un juez registro por tercera vez la sede del PP para requisar los libros de cuentas del partido él asistió a la intervención judicial, durante tres horas. Al salir el juez, ironizó sobre cuál de los tres o cuatro casos abiertos motivaron la actuación. Ejemplo de cómo cuajó su tono abierto, aun polémico, entre sus adversarios, los econacionalistas de Mes y el PSOE lamentaron públicamente la pérdida de Joan Verger, por su talante de derecha abierta y popular. Antes de ser político lideró el Colegio de Ingenieros Industriales de Baleares.