_
_
_
_
_

La imparable subida de tasas de interés pone a prueba a la economía mexicana

El último incremento en la tasa referencia a 7,75% la coloca cerca de máximos históricos, pero especialistas no esperan un freno inmediato en la actividad económica

Banco de México, en el centro de Ciudad de México
Un peatón camina frente a la sede del Banco de México, en el centro de Ciudad de México.Susana Gonzalez (Bloomberg)

El incremento de la tasa de interés referencia en México de 75 puntos básicos, anunciada el jueves por el banco central, representa el alza más grande desde que se instauró la política monetaria vigente en 2008. Esto coloca la tasa en 7,75%, cerca del máximo histórico 8,25%. Si se cumplen los pronósticos de analistas que esperan que el Banco de México aplique otro incremento de 75 puntos en su decisión en agosto, la tasa alcanzaría el nivel más alto en su historia.

Ante una inclemente inflación, en gran parte ocasionada por factores exógenos, la autoridad monetaria no ha tenido más que poner un freno al crédito barato como medida para “enfriar” la economía. Una tasa alta también ha ayudado a preservar el apetito de inversionistas internacionales, quienes compran deuda mexicana porque ofrece un rendimiento muy por encima de la deuda en países desarrollados. En Estados Unidos, en donde la economía está estrechamente ligada a los canales financieros, el alza en su tasa ha despertado temores de una recesión y los mercados han reaccionado acorde. en lo que va del año, el índice S&P 500 ha caído casi 20%.

Pero este no es el caso en México, asegura Joel Virgen, analista en la consultora Out of the Box Economics en Nueva York. “Tomando en cuenta que el país tiene una baja penetración en el sector bancario, realmente la gente que tiene acceso a un crédito de consumo o hipotecario es muy limitado”, asegura Virgen. Esto tiene que ver con que cerca del 56% de la economía de México es informal y no está bancarizado.

La historia demuestra, además, que las decisiones de política monetaria en México comienzan a influir en la economía de los ciudadanos de a pie en un horizonte de entre 12 y 18 meses. “No tiene un efecto instantáneo, sino gradual”, precisa Virgen. La tasa de interés referencia funciona como un instrumento de influencia sobre las tasas que se utilizan en el sistema financiero e impactan a la economía. Descontando la inflación esperada, la tasa “real”, como se le conoce, está en 2,8%, apunta Virgen, por lo que no se considera que la política monetaria sea restrictiva todavía.

Esta no es la perspectiva del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien el viernes arremetió en contra de la decisión del banco central. “Yo respeto la autonomía del Banco de México, pero como que ya deberían de pensar los técnicos en otra fórmula”, dijo en conferencia de prensa. “Porque no sólo son los técnicos del Banco de México, son los del Tesoro [en EE UU], son todos los bancos centrales del mundo. Cuando hay inflación la fórmula es: aumenta las tasas de interés, en todos lados”.

Entre líneas, el mandatario expresó su frustración con el hecho de que, para bajar la inflación, se tiene que limitar la actividad económica. “Es como cuando se tiene un carro que se calienta; camina, pero se calienta. Pues eso es la inflación, el que el carro se calienta. Entonces, para que el carro no se caliente, se apaga y ya no camina, ya no hay crecimiento. Esa es la gran invención, por eso hablo de que son técnicos que se creen científicos”, dijo ante reporteros en Palacio nacional.

“Ningún gobierno va a estar contento con las acciones de política monetaria justo cuando estás en un ciclo de alza de la tasa de interés”, dice Virgen, ”primero, porque de alguna otra forma te va a afectar el crecimiento a la baja; y segundo, porque te va a incrementar el costo del financiamiento público”.

Y el panorama inflacionario no está mejorando. “Esperamos que Banxico co de México suba otros 75 puntos básicos en agosto, un aumento de 50 puntos en septiembre y luego aumentos de 25 puntos en noviembre y diciembre para ubicar el objetivo de la tasa de interés a un día en 9.5% para fin de año”, escribió el analista Carlos Capistrán, economista jefe para México y Canadá en Bank of America, en un reporte el viernes. ”No esperamos alzas (o recortes) en 2023. No descartamos la posibilidad de una decisión intra-reunión en los siguientes meses para alinear el calendario de Banxico con el de la Fed. En nuestra opinión, los riesgos en cada decisión son al alza”.

Una palabra en el comunicado del Banco de México fue muy instructiva para el mercado, cuando se trata del rumbo de la inflación. En la junta en mayo, la junta de Gobierno del banco, encabezada por la Gobernadora Victoria Rodríguez Ceja, aseguró que la balanza de riesgos para la inflación presentaba un sesgo al alza. En el comunicado publicado esta semana, el banco agregó un calificativo clave, diciendo: “El balance de riesgos respecto a la trayectoria prevista para la inflación en el horizonte de pronóstico presenta un considerable sesgo al alza”.

“El uso de la palabra ‘considerable’ es muy importante porque reconoce la actual problemática de los bancos centrales alrededor del mundo”, dice Virgen, “van detrás de la inflación en más de un sentido. Pero todavía no hay indicios de que las inflaciones se empiecen a moderar y menos que empiezan a descender”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Isabella Cota
Es corresponsal económica para América Latina. Como periodista de investigación trabajó con Quinto Elemento Lab, NHK, BusinessWeek y OpenDemocracy, entre otros. También fue staff de Bloomberg News y Reuters en Centroamérica y Reino Unido. Es licenciada en Comunicación y Máster en Periodismo de Negocios y Finanzas por City University London.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_