_
_
_
_

Luis Cárdenas Palomino, absuelto de los cargos de tráfico ilegal de armas por el ‘caso Rápido y Furioso’

Una jueza determina que la FGR no aportó evidencia para llevar a juicio a quien fuera coordinador de Inteligencia de la Policía Federal de Felipe Calderón y mano derecha de García Luna

Luis Cárdenas Palomino
Luis Cárdenas Palomino en julio de 2010.Saúl López (cuartoscuro)
Erika Rosete

Una jueza federal ha ordenado la liberación de Luis Cárdenas Palomino, quien se desempeñó como coordinador de Inteligencia de la Policía Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), y mano derecha de Genaro García Luna, por la acusación de tráfico de armas en el operativo conocido como Rápido y Furioso. La jueza determinó que la Fiscalía General de la República (FGR) no aportó evidencias para llevar al exfuncionario a juicio. Sin embargo, Cárdenas Palomino tendrá que permanecer en el Penal del Altiplano, en el Estado de México, porque aún enfrenta otro proceso penal por tortura a presuntos integrantes de la banda de Los Zodiaco, en 2012.

La jueza Karina Almada Rábago, titular del juzgado noveno de Distrito en Sonora, con sede en Agua Prieta, aseguró mediante su sentencia que la FGR no aportó evidencia alguna para que Cárdenas Palomino enfrente el proceso por el caso de tráfico de armas —de Estados Unidos hacia México— Rápido y Furioso, entre 2009 y 2011: “No se aprecia mención alguna de Luis Cárdenas Palomino y, menos, indicios concretos en su contra de los que pudiera evidenciarse de manera unívoca y objetiva la probabilidad de que durante su gestión como Coordinador de Inteligencia para la Prevención del Delito o como Titular de la División de Seguridad Regional, ambos en la Policía Federal respectivamente, en el mes de julio de 2009 y el mes de febrero de 2010, conocía la existencia del operativo Rápido y Furioso”, ha detallado Almada Rábago.

El operativo Rápido y Furioso [Fast & Furious] ocurrió entre 2009 y 2011, cuando la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF) —con el permiso de la Administración Obama, pero sin avisar al Congreso— permitió la salida de 2.500 armas ilegales hacia México. El plan, que buscaba rastrear las actividades de los cárteles de la droga a través del armamento, fracasó y el rastro de las armas se perdió y varias fueron aseguradas posteriormente, en operativos realizados entre 2013 y 2021. La acusación hecha por la FGR señala a Cárdenas Palomino por omisiones en el ingreso de esas armas al país.

El excolaborador de García Luna fue detenido en el municipio de Naucalpan, en el Estado de México, en 2021, tras un operativo en el que participaron la Secretaría de Marina, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y del Centro Nacional de Inteligencia. A Cárdenas Palomino se le acusa también, junto a otros 12 policías, de ordenar y participar en la tortura de cuatro personas, entre ellos el hermano y un sobrino de Israel Vallarta, a quienes les obligaron a firmar confesiones en las que aceptaban pertenecer a una banda de secuestradores conocida como Los Zodiaco.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Erika Rosete
Es periodista de la edición mexicana de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_