_
_
_
_
_

Movimiento Ciudadano se enzarza con la derecha

Mientras Sheinbaum presenta a su equipo de campaña, la oposición saca las navajas y protagoniza una ríspida pelea envuelta en audios, insultos machistas y denuncias

Partidarios de Movimiento Ciudadano durante un acto de Samuel García, en Monterrey, el 20 de noviembre.
Partidarios de Movimiento Ciudadano durante un acto de Samuel García, en Monterrey, el 20 de noviembre.Gabriela Pérez Montiel (CUARTOSCURO)

Sopla el viento a favor de Morena. El barco de la Cuarta Transformación navega apaciblemente el océano de la precampaña electoral: nadie molesta, nada supone un peligro. La tripulación se frota las manos, cada vez más cerca de los comicios de junio, sobre todo su comandante, Claudia Sheinbaum, que estos días ha presentado su equipo de campaña a los futuros votantes. Mientras tanto, las dos oposiciones, una histórica, pero menor, según las encuestas, y la otra mediática, pero inefable -menor también-, se enzarzan en una batalla a navajazo limpio, envuelta en audios de origen dudoso, insultos machistas y denuncias ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

Ante la nadería opositora, Sheinbaum avanza. La candidata de Morena al Gobierno federal impone el ritmo, ajena a las críticas. Pocos se acuerdan ya del desdén que ha mostrado hacia la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), la más grande del mundo hispano. Sin dar muchas explicaciones, Sheinbaum anunció que no acudiría al encuentro, tradición de los candidatos a la presidencia. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, también sancionaba su decisión al colocar a la FIL en el voluble espacio del conservadurismo cultural.

Quien sí acudió a la feria fue la candidata de la oposición histórica, la alianza PRI-PAN-PRD, Xóchitl Gálvez. La aspirante llegó este lunes a presentar su biografía, escrita por el politólogo Raciel Trejo, y aprovechó para criticar a López Obrador. “Esta feria es una feria plural, aquí viene quien quiere venir, y todos hemos sido invitados”, dijo. Lo malo para Gálvez es que su mensaje, tolerante, canónico, creció a la sombra de su propio error, alimentado la leyenda negra de la FIL. Preguntada por el nombre de la biografía, la candidata hubo de mirar la portada. No se acordaba.

Leyenda negra porque hay pocos políticos de alto perfil que salgan indemnes de la feria de Guadalajara. Desde la debacle de Enrique Peña Nieto en 2011, cuando no supo citar tres libros que hubieran marcado su vida, los candidatos pisan sus salones con cautela. Ya sea por el nerviosismo o por motivos más mundanos, pocos logran el éxito. Otro que metió la pata fue el candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia, Samuel García. Con su tono altivo habitual, señaló que uno de sus libros favoritos era El Federalista, de “Hamilton, James y Madison”. El problema, además del título del libro, errado, era que James y Madison son en realidad la misma persona.

Resulta un enigma el papel del exgobernador de Nuevo León en estos meses de precampaña. Duró poco más de un año al frente del Gobierno del estado norteño antes de lanzarse al ruedo nacional. Más allá de trillados argumentos electorales, sus motivos permanecen hasta ahora en la sombra. Sus opciones de alzarse con la presidencia son cercanas a ninguna, pero los minutos en que él y su esposa, la empresaria e influencer Mariana Rodríguez, ocupan el prime time son abono para el futuro.

Vistos los movimientos de García estas semanas, sus intereses parecen acercarse a los de Morena. No hay ataques claros contra el partido guinda, su candidata o sus políticas, a excepción de un par de andanadas de García en la FIL contra la estrategia de seguridad del Gobierno y sus programas sociales. La cercanía con Palacio Nacional existe. López Obrador ha dicho que García es un buen gobernador y le ha deseado lo mejor en su aventura electoral. Del mandatario, García ni mu. Otra cosa es el PRI y el PAN. Hace unas semanas dijo: “Ya hay que borrarlos del mapa”.

En ese contexto se inscribe la batalla más reciente del panorama político, Movimiento Ciudadano contra Acción Nacional y su esfera mediática de apoyos. Empezó el expresiente Vicente Fox, la semana pasada. En un mensaje publicado en Twitter, ahora X, Fox dijo que Mariana Rodríguez es la “dama de compañía” de García. Rodríguez contestó y el caso acabó con una denuncia ante el INE por parte del coordinador de campaña de García, Jorge Álvarez Maynez, y con la cuenta de Fox borrada del mapa virtual. Fox ha dicho que él no la cerró.

A la polémica entró Xóchitl Gálvez, cuadro de Acción Nacional, que criticó duramente a Fox. ”Si atacan a una nos atacan a todas. Rechazo y condeno totalmente las afirmaciones de Fox contra Mariana Rodríguez”, escribió. Gálvez, que días antes había celebrado la victoria de Javier Milei en las presidenciales de Argentina, vio en el caso del exmandatario una oportunidad para reafirmar su compromiso contra la violencia de género: “La lucha es contra la violencia hacia las mujeres, venga de quien venga, vaya contra quien vaya”, escribió.

El segundo asalto llegaba este lunes, cuando Claudio X. González, empresario, activista de centroderecha cercano a la dirigencia del PAN, diana de las críticas de López Obrador, publicó un vídeo en que se escucha a un hombre, en un monólogo violento contra una mujer. “¡Me dan ganas de romperte tu pinche madre, pendeja!”, grita el hombre. En el vídeo se asegura que la voz es de Samuel García. Polémica servida.

El propio García contestaba a González este lunes. “Usted dijo que iba a luchar contra la corrupción, con pruebas y hablando con la verdad. Pero hoy, con tal de desprestigiarme, publicó un audio completamente falso”, escribió. “Dígame, ¿qué nivel de irresponsabilidad y bajeza se debe tener para convertirse en portavoz de la guerra sucia y las fake news? Le sugiero, se mire en el espejo y vea en qué se está convirtiendo. Bien dice el dicho: ‘Mira con quién andas…”, y no cabe duda [de] que juntarse con el PRIAN lo convirtió en una mala caricatura de usted mismo”, añadió.

González ha contestado este martes. “Samuel, millones de mexicanos tenemos serias dudas sobre su persona, sus intenciones y su proceder y lo hemos manifestado abiertamente. Eso no quiere decir que se esté organizando una ‘guerra sucia’ en su contra (de eso se queja también AMLO). Yo, y muchos más, solo expresamos nuestra opinión, y esa es que los mexicanos tienen derecho de conocerlo mejor ahora que busca representarlos”.

La pelea queda de momento ahí, a la espera de nuevos asaltos. Las dirigencias de Movimiento Ciudadano y de Acción Nacional prefieren de momento la guerra de migas de pan, como se vio este lunes en la FIL. El líder nacional del PAN, Marko Cortés, aprovechó un coloquio sobre nueva política al que acudió el coordinador de García, Álvarez Maynez. Cortés, que trabajó en construir una alianza con el PRI, le reclamó al de Movimiento Ciudadano su pasado priista. Todo el mundo se rió.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Pablo Ferri
Reportero en la oficina de Ciudad de México desde 2015. Cubre el área de interior, con atención a temas de violencia, seguridad, derechos humanos y justicia. También escribe de arqueología, antropología e historia. Ferri es autor de Narcoamérica (Tusquets, 2015) y La Tropa (Aguilar, 2019).
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_