_
_
_
_

La carrera contra reloj del ahuehuete de Paseo de la Reforma: rebrotes en cinco semanas o un reemplazo

Luego de siete meses en la transitada avenida, un choque y una contaminación por hongos, el árbol en franco deterioro será sustituido por otro ejemplar similar si no tiene un buen rebrote en marzo

Ahuehuete de Reforma
El ahuehuete de Paseo de la Reforma, este miércoles.Adriana Kong
Karina Suárez

El ahuehuete localizado sobre la transitada avenida de Paseo de la Reforma no reverdece. Lejos del verde follaje con el que llegó al centro de la capital mexicana en junio pasado, sus ramas languidecen a la vista de miles de transeúntes. Ante su evidente deterioro, las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México ya evalúan su próximo reemplazo por otro ejemplar de la misma especie. El plazo máximo para tomar la decisión será en marzo próximo. La Secretaría de Medio Ambiente local (Sedema) reconoce que están a la expectativa del rebrote de su follaje e insisten en la explicación que ya han dicho con anterioridad sobre que el impacto de un automóvil sobre el árbol el pasado 8 de junio fue uno de los principales obstáculos para que el ahuehuete se adaptara a su entorno pese a todos los cuidados. Las autoridades capitalinas aún confían en que en las próximas semanas el árbol mostrará señales de recuperación, sin embargo, para el especialista Saúl Alcántara, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el espécimen está muerto desde el año pasado debido a las prisas y a los errores fatales en su trasplantación.

La secretaria de Medio Ambiente de la capital, Marina Robles, y los especialistas esperan una sorpresa de rebrote del ahuehuete en las próximas cinco semanas. La titular de la Sedema declaró a medios locales el pasado sábado que aunque rebrotara el árbol, si este no lo hace de manera “digna”, será sustituido. “En caso de no rebrotar, o incluso, si rebrotará de una manera que implique demasiado tiempo para que tenga una estructura bonita como árbol, una de las posibilidades es trasladarlo al vivero de Nezahualcóyotl, para ayudarlo a que crezca de manera adecuada” declaró. En este caso, el Gobierno de Ciudad de México pondría otro ahuehuete para sustituir al que ahora languidece.

Isidro Recillas, subdirector de Diseño de Proyectos de la Dirección de Infraestructura Verde de la Sedema, defiende que el método de traslado del árbol fue correcto, sin embargo, situaciones como el impacto con el automóvil lo afectaron seriamente. Aun así, descartó que esté muerto. “El daño está ahí, lamentablemente”, admite. La alternativa, añade, será sustituir al ahuehuete actual por uno de sus hermanos que se encuentra en un vivero de Nezahualcóyotl, Estado de México y al árbol enfermo trasladarlo al vivero para que reciba una rehabilitación de uno a dos años. Recillas asegura que de ser sustituido el nuevo árbol tendrá un porcentaje de sobrevivencia por encima del 95%.

Apenas en junio pasado los capitalinos daban la bienvenida al árbol milenario procedente de un vivero de Nuevo León. El ejemplar, de 12 metros de altura, viajó más de 870 kilómetros por carretera para sustituir a una palma que había ocupado esa glorieta por más de 100 años. El ahuehuete llegó puntual a Ciudad de México, justo a tiempo para las celebraciones por Día Mundial del Medio Ambiente, el pasado 5 de junio. Sin embargo, su arribo fue atropellado desde un inicio. La ola de protestas previa por los colectivos que reclamaban que ese espacio fuese cedido como un espacio en memoria para las víctimas de los desaparecidos del país aunado al impacto de un automóvil apenas a los tres días después de su llegada trazaron su turbulento aterrizaje al que después se sumó la presencia de hongos en sus raíces.

Ahuehuete de Reforma
Vista general del ahuehuete y la glorieta en la que se encuentra, rodeada de bardas, el 25 de enero.Adriana Kong

Para Saúl Alcántara, experto en conservación de jardines de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), será inminente la mudanza del actual ahuehuete porque él insiste en que es imposible ya a estas alturas un rebrote. “Ya es demasiado tarde, el árbol ya no tiene vida”. El experto insiste en que desde los primeros 20 días se puede saber si un trasplante es exitoso o no y en este caso, hace hincapié, se cometieron errores técnicos fatales desde el primer tiempo. “El árbol se estresó demasiado y cuando lo plantaron era el momento de retirarle las hojas y reactivar las raíces, pero eso nunca lo hicieron y el riego lo hicieron a mediodía, eso provoca la pudrición de las raíces, fueron muchos los errores”.

Alcántara advierte de que ahora que sea colocado un segundo ahuehuete, la Sedema debe evitar repetir los fallos del pasado. “Mi recomendación es usar un árbol de un vivero de Ciudad de México, podarlo, limpiar las hojas para que no pierdan agua y cuidar que no sea golpeado el cepellón (la tierra que contiene las raíces), si esto ocurre y le entra aire a las raíces el árbol va a sufrir muchísimo y una vez que está plantado ya no moverlo y regarlo. Estos árboles necesitan tres años de un cuidado muy importante y ya después se van defendiendo ellos solos”, añade.

El especialista, quien tiene experiencia en colocar ahuehuetes en espacios urbanos, lamenta que el afamado ahuehuete de la glorieta de Reforma haya pasado por tanto estrés. “Cada árbol es un ser vivo, que eran dioses que se les daban plegarias y se les ofrecía hasta la sangre propia, un árbol de estas características, tan bonito que estaba, por fallos y premuras, seguramente para celebrar el Día del Medio Ambiente hubo errores garrafales que lo llevaron al límite de la vida porque la naturaleza no está al pendiente de las inauguraciones”, concluye.

En la mitología mesoamericana, el ahuehuete es un símbolo divino que acompaña a los dioses. Hoy, uno de sus ejemplares más afamados vive una odisea sin fin: de un vivero en Nuevo León al corazón de la Ciudad de México y en las próximas semanas, si no recupera lo suficiente, su tronco será trasladado a un vivero en Neza, en el Estado de México.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Karina Suárez
Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_