“Gastan muchísimo”: López Obrador apoya que se recorten recursos al INE y se destinen a programas sociales

Los presupuestos prevén 4.400 millones menos para el organismo electoral, al que el presidente considera un aparato oneroso y para el que ha presentado una reforma profunda

El presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia de prensa diaria en Palacio Nacional este lunes 7 de noviembre.
El presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia de prensa diaria en Palacio Nacional este lunes 7 de noviembre.Mario Guzmán (EFE)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, expresó su postura a favor de que al Instituto Nacional Electoral (INE) se le asigne menos presupuesto del que este organismo solicitó a la Cámara de Diputados para 2023. En el marco de la discusión legislativa del Presupuesto de Egresos para el próximo año, un proyecto de dictamen –sujeto a aprobación– propone recortar al árbitro electoral 4.475 millones de pesos del gasto requerido por el propio INE. López Obrador dijo que él prefiere que esos recursos se destinen a financiar los programas sociales de su Gobierno. “Es que gastan mucho, muchísimo”, ha afirmado en su conferencia matutina diaria. “Que [el dinero] vaya al adulto mayor, a las becas para los estudiantes de familias pobres, ¿cuántos se quedan sin estudiar todavía porque no tienen? Y la atención médica, que todo mundo tenga la posibilidad de atenderse y que ese dinero se utilice para que haya tratamientos de hemodiálisis en todos los hospitales, que cuánto sufre la gente por eso”.

El INE no solo está en medio de la tormenta ante un proyecto de reforma constitucional que busca una profunda transformación del sistema electoral mexicano, incluyendo la remoción de todos los consejeros del instituto y que los nuevos sean elegidos mediante el voto popular. El INE solicitó a la Cámara baja recursos por 24.696 millones de pesos. La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de San Lázaro ha propuesto asignarle solo 20.221 millones. “El que se disminuya el presupuesto destinado a aparatos onerosos, a lujos, lo voy a aplaudir siempre”, refirió López Obrador. “Yo veo bien que ese dinero se utilice en apoyo a la gente, y que todo mundo haga un esfuerzo para ahorrar”. El presidente ha subrayado que la aprobación del presupuesto es una facultad exclusiva de la Cámara de Diputados, donde su partido, Morena, y sus aliados del Partido Verde y el Partido del Trabajo tienen mayoría. “Ellos van a decidir. Pero imagínense si no se tuviese mayoría, y aquí no se necesita más que mayoría simple, la mitad más un voto. Pero, si no se tuviese mayoría, ¡no!, los conservadores nos quitan el presupuesto para los adultos mayores, para las becas, para [el programa] Jóvenes Construyendo el Futuro, para Sembrando Vida, para que la atención médica y los medicamentos sean gratuitos”, ha dicho.

El presidente aseguró que la iniciativa de reforma electoral que impulsan él y su partido tiene la finalidad de abaratar los costos del sistema electoral, aunque partidos políticos, funcionarios del INE y organismos internacionales han advertido de que la propuesta propiciaría la conformación de un bipartidismo y la centralización del aparato de administración de los comicios en manos del Ejecutivo. “¿Por qué no quieren que elija el pueblo a los consejeros y a los magistrados del Tribunal Electoral? ¿Por qué los va a elegir la cúpula partidista o los partidos? ¿Por qué no los eligen los ciudadanos? ¿Qué eso no es democracia? ¿Por qué le tienen miedo al pueblo? ¿Por qué México va a destinar 20.000 millones de pesos cada año para elecciones? Es el país que gasta más en la organización de elecciones, habiendo tantas necesidades”, cuestionó el mandatario.

López Obrador aludió a una marcha convocada por partidos de oposición el próximo 12 de noviembre en rechazo a la reforma electoral morenista. Si bien pidió a sus simpatizantes que permitan a los manifestantes protestar libremente, sin confrontarlos, también calificó de hipócritas, corruptos y rateros a los dirigentes opositores, entre los que incluyó a los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón y al empresario Claudio X. González, artífice de la alianza Va por México. “Que no se deje engañar la gente. Que la gente que vaya sepa que esa es una marcha en contra de nosotros por la política que estamos llevando a cabo en favor del pueblo. Todos esos, aunque vayan a misa los domingos, no le tienen amor al pueblo y son racistas en su mayoría, clasistas y muy hipócritas. Que se sepa bien. Y que tampoco son demócratas, son los que han participado en los fraudes electorales y quisieran seguir teniendo ellos el control de los órganos electorales para seguir haciendo fraudes”, ha dicho el presidente.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Zedryk Raziel

Reportero de EL PAÍS México, especialista en la cobertura de asuntos políticos y de corrupción. Licenciado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha sido colaborador en el diario Reforma y el portal Animal Político. Es coautor de ‘El caso Viuda Negra’ (Grijalbo, 2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS