Un desafortunado Checo Pérez abandona el Gran Premio de Austria

Una maniobra de George Russell, de Mercedes, saca al Red Bull de la pista en la primera vuelta y le frustra toda la carrera

El coche de Checo Pérez en los pits, durante el Gran Premio de Austria.
El coche de Checo Pérez en los pits, durante el Gran Premio de Austria.RONALD WITTEK (Pool via REUTERS)

Checo Pérez se quedó sin posibilidad de impresionar a sus patrones de Red Bull en casa, en Austria. El piloto mexicano vivió una carrera del horror desde la primera vuelta cuando el Mercedes de George Russell le mandó a la grava. Pérez, con el coche dañado, poco pudo hacer. La carrera la ganó Charles Leclerc, quien la pasó mal en las últimas vueltas por un problema en el pedal. El podio lo completaron Max Verstappen y Lewis Hamilton.

El fin de semana para Pérez había comenzado con dificultades. Esta vez hubo carrera sprint para clasificarse y el mexicano tuvo que partir desde la decimotercera posición para remontar, cuándo no, hasta el quinto puesto. Parecía ser un domingo de buenas sensaciones con el mexicano peleando por el tercer lugar y poniendo en aprietos a los Ferrari. De eso, solo quedó el presentimiento.

La largada de este domingo en Austria había sido buena para el mexicano que se defendía de Esteban Ocon (Alpine) y que atacaba a Russell para quedarse con el cuarto sitio. En las primeras curvas, Pérez se mostraba agresivo para ganarse por velocidad y agilidad al británico hasta que el Red Bull fue sacado de la pista por un contacto con el Mercedes. Pum. Fin de las aspiraciones para Checo Pérez que cayó hasta el fondo de la clasificación. A Russell sancionaron con cinco segundos por la maniobra.

La carrera fue un suplicio para el mexicano. El coche quedó resentido tras irse fuera de la pista. No podía ponerlo a punto en las rectas para poner escalar posiciones. Perdió tantos segundos que le sacaron una vuelta los de la punta. El coche siguiente, el de Valtteri Bottas, le quedaba a más de un minuto. Un esperpento. A la vuelta 26, de 71, tuvo que renunciar a la carrera. “¡Box, box! Tenemos que retirar el coche”, dijo Hugh Bird, ingeniero, al mexicano. No hubo más. Tercera carrera del año en la que Pérez se quedó sin nada como en Baréin y en Canadá. “Había buenas posibilidades hoy. De mi parte hice lo que pude hacer, le di suficiente espacio a George y no pudo controlar el coche. Una pena que haya terminado así. Tenía muchísimos daños en el auto”, lamentó el mexicano al final de la carrera. El segundo lugar de Verstappen tampoco ayudó para los de la bebida energética, que vieron coronarse a los de Ferrari en su casa.

El de Guadalajara perdió terreno en el Mundial (151 puntos) y cayó a la tercera posición ante la victoria de Leclerc (170). Verstappen se mantiene en la punta (208). La alegría para Red Bull es que, como equipo, lideran el campeonato de constructores. La siguiente parada será en Francia, el 24 de julio.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Diego Mancera

Es coordinador de las portadas web de la edición América en EL PAÍS. También se encarga de informar de historias deportivas de México. Empezó a trabajar en la edición mexicana desde 2016. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS