Las dos denuncias de Cecilia Monzón que ayudaron a detener a su presunto feminicida

La abogada había denunciado al padre de su hijo, el excandidato a gobernador Javier López Zavala, por abandono e impago de la pensión alimenticia del niño de cuatro años.

Helena y Cecilia Monzón, hermanas y abogadas, en Londres, Inglaterra. Helena se ha encargado de hablar con medios de comunicación durante la investigación del feminicidio de su hermana.Foto: CORTESÍA | Vídeo: RR.SS.

La investigación del feminicidio de la abogada Cecilia Monzón en Puebla ha provocado las primeras detenciones. Este martes la Fiscalía local anunciaba la detención de Javier López Zavala como presunto autor intelectual del asesinato. La abogada había denunciado al político años atrás por abandono de menor e impago de la pensión alimenticia del hijo de cuatro años que tenían en común.

Esa ha sido una de las claves para que las autoridades detuvieran al exdiputado priista por las denuncias que ya tenía en su contra. La fe que Monzón tenía en la Justicia sirvió para tejer la red que ha atrapado a su supuesto asesino. El mismo que días después del feminicidio se puso en contacto con la familia para darles el pésame. “Mi hermana hizo lo que tenía que hacer. Ella consideró que tenía que reivindicar el derecho de su hijo a esa pensión alimenticia y a denunciar el abandono. Utilizó el derecho para lo que supuestamente fue concebido”, dice Helena Monzón en declaraciones a EL PAÍS. El imputado tendrá que hacer frente a varias causas abiertas en la Fiscalía de Puebla.

Una semana antes de que la asesinaran, la propia Monzón se quejaba de que las denuncias contra López Zavala estuvieran atascadas en la Fiscalía y acusaba al político de esconder sus bienes para no tener que pagar la manutención de su hijo. “Este señor a pesar de que fue secretario de Gobernación, diputado federal, diputado local y que tiene muchos negocios puso sus bienes a nombre de sus papás y de una pareja alterna con la que tiene tres hijas”, se ve decir a la abogada en un video que publicó en sus redes sociales.

“El señor da el 10% de la pensión fijada por el juez mientras que las mujeres nos endeudamos. [Los hombres] llevan un juicio hacia arriba para que tú firmes cualquier pendejada, pero no voy a firmar y voy a llegar hasta donde tenga que llegar aunque me tengan así”, afirmaba Monzón mientras se apretaba el cuello con las dos manos y abría sus dos grandes ojos azules. “Así tenga que vender el alma al diablo este juicio se acaba y se acaba bien; y si lo tienen que resolver los federales, así se va a resolver y a la chingada”, terminaba diciendo, en referencia a escalar su caso a una instancia superior.

Después de los avances en la investigación, Helena Monzón, abogada como su hermana, dice que confía en la investigación que hasta ahora está haciendo la Fiscalía y espera que el caso no se estanque y acabe frente a un juez. “La Fiscalía y yo consideramos que hay elementos sólidos para imputar al presunto feminicida”, señala y agrega que, de acuerdo a las autoridades, hay pruebas sólidas que vinculan a López Zavala con los presuntos autores materiales.

Junto al político también han sido detenidos el sobrino de este, Jair ‘N’, señalado como uno de los supuestos autores materiales del delito y su secretario particular, identificado como Santiago ‘N’, por haber prestado el coche en el que huyeron los dos sicarios que acribillaron a balazos a la abogada. El segundo autor material, Silvestre ‘N’, a quien la Fiscalía atribuye los disparos que acabaron con la vida de Monzón, sigue prófugo.

Helena Monzón habla a través de videollamada. Va vestida de negro. Tiene la cara seria y los ojos tristes, preocupados. Habla despacio, solemne y con gran entereza. Hace solo unas horas vio por primera vez cómo fue asesinada su hermana mayor, de 38 años. “He visto todo, cuando el sicario se para del lado de mi hermana y claro, ni la mira. Es una frialdad que escapa al entendimiento, a la humanidad y a la dignidad”, señala. Entre los miedos de la abogada hay algo que su hermana repetía constantemente: la falta de judicialización de los casos. Eso que alimenta el monstruo de la impunidad en el país y que supera el 95%. “Pido condenas máximas para los responsables y no salidas furtivas de prisión. Esta gente no debe salir de la cárcel”, dice categórica.

Otra de sus máximas preocupaciones es la de pelear la custodia de su sobrino, “El peque”, como le llama cariñosamente. Monzón teme por el bienestar del niño y quiere llevárselo a España con ella, país donde reside. “Si me mantengo en pie es porque tengo la esperanza de poder salir de aquí con él y darle la vida que se merece, pero la ley también es machista y en el Estado de Puebla, civilmente, a falta de la madre, le darían preferencia a los padres del padre o a él”.

Poco después exige que se aplique la perspectiva de género en el caso. Insiste en ello varias veces, lo repite como un mantra. “Esto es el machismo en su más clara expresión. Robarle la vida a una mujer cuando además hay un menor, es el acto más maligno. Es el hecho de considerar que porque es mujer no va a importar que la maten. Por eso necesitamos que el Poder Judicial entienda que tiene que aplicar la perspectiva de género. Con esos indicios, esto es un caso que merece ser llevado a juicio”. Las palabras que tantas veces repitió Cecilia se apoderan de la boca de su hermana.

“¿Saben por qué las mujeres no denuncian?”, decía Cecilia en el video. “Porque los que tienen el poder económico y las alianzas arriba para llamar son ellos y no todas las mujeres tienen el tesón, las ganas y el capital para sostenerlo”, respondía. Ella lo tuvo hasta que la mataron y ahora, Helena Monzón, le ha tomado el testigo. En sus propias palabras, no descansará hasta que se castigue a los culpables.

Al terminar la entrevista, Helena comparte una fotografía junto a Cecilia, en Londres. Las dos sonríen con el sol en la cara mientras se dan la mano. Su unión es imborrable.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Almudena Barragán

Periodista de EL PAÍS en México. Escribe sobre temas sociales con perspectiva de género: desigualdad, violencia y feminismo. Ha trabajado en la sección Verne México y en diversos medios españoles y mexicanos, entre los que destacan El Economista.es y El Financiero Bloomberg. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS