Zapatero: “Ninguna nación puede dar lecciones a otra”

El expresidente español defiende en la FIL la integración latinoamericana como una “utopía tan poderosa como las que culminaron en la Independencia”

El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero durante la mesa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero durante la mesa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Hector Guerrero

El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero defendió este miércoles en México la integración latinoamericana como una solución que permita “tener autonomía y fortaleza” frente al “sistema financiero mundial en el que manda EE UU”. Prodigado durante los últimos años en labores de diplomacia en América Latina, el exmandatario socialista (entre 2004 y 2011) concentró su discurso como invitado a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en ensalzar los valores democráticos del “dialogo, la confianza y la reconciliación”, acompañado del histórico líder de la izquierda mexicana, Cuauhtémoc Cárdenas.

Zapatero arrancó su intervención en la mesa titulada En defensa de una democracia igualitaria frente a las alternativas autoritarias, moderada por la periodista Carmen Aristegui, agradeciendo al presidente Lázaro Cárdenas, padre del su compañero de mesa, la acogida en los años 40 del exilio republicano provocado por la dictadura franquista: “aquellos españoles que se fundieron a México”. Haciendo un repaso histórico, concluyó que “la Historia es una historia de violencia” y que “ninguna nación puede dar lecciones a otra”.

En su defensa de la integración regional, el expresidente español puso como ejemplo el caso de la Unión Europea: “Un gran vector estabilizador social y económico como se demostró durante las dos últimas crisis, financiera y sanitaria”. Cárdenas, fundador del PRD en los ochenta y jefe de Gobierno en la capital mexicana en los noventa”, secundó la propuesta de Zapatero al considerar que “en un mundo que se constituye en bloques sería la oportunidad de hablar tú a tú con EE UU o China para mejorar la democracia y las libertades”. Cárdenas recordó que desde la creación de la Unión Panamericana a finales del siglo XIX, “EE UU siempre ha impedido los avances en la unificación política y económica de América Latina”. Para Zapatero, el proyecto es “una utopía tan poderosa como las que culminaron en la Independencia”.

Cuauhtémoc Cárdenas  y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero durante la mesa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
Cuauhtémoc Cárdenas y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero durante la mesa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.Hector Guerrero

Envuelto en un espíritu de concordia, el exmandatario socialista recordó que Europa ha vivido sumida en el conflicto desde el Imperio Romano hasta la Segunda Guerra Mundial, para pasar ahora a “60 años de paz muy intensos: golpes militares, violencia, terrorismo, etc.”. Por lo que abogó que es más importante que nunca “defender la no violencia ante los nuevos riesgos autoritarios”. En este línea defendió lo Objetivos del Milenio, el programa para el desarrollo de la ONU. Se trata, afirmó, “del embrión una constitución mundial”.

“¿Por qué tiene problemas la democracia?”, preguntó la moderadora. La respuesta tuvo dos bifurcaciones: Primero, “porque la sociedad se ha convertido en más exigente, más crítica”; la segunda porque “los avances siempre provocan reacciones”. Zapatero considera que en los últimos tiempos se ha vivido una “aceleración de los derechos democráticos”. Como consecuencia, “la extrema derecha tiene como gran elemento de contraataque al feminismo” evidenciando la “reacción de quienes no quieren perder el poder patriarcal”. La receta sería “más política, que significa dialogo, reconocimiento del otro, reconciliación ante el desprecio, solidaridad”.

En los últimos años, Zapatero se ha prodigado en las tareas de diplomacia y de mediación internacional, especialmente en América Latina. Ha sido una figura particularmente visible en las negociaciones entre el Gobierno chavista y la oposición en Venezuela. Preguntado al respecto, subrayó que es el ejemplo de la importancia de “restaurar los consensos básicos”. Zapatero definió la situación venezolana como “un conflicto político sobre dos visiones de país que lleva ya más 20 años”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Sobre la firma

David Marcial Pérez

Reportero en la oficina de Ciudad de México. Está especializado en temas políticos, económicos y culturales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en El País. Antes trabajó en Cinco Días y Cadena Ser. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y máster en periodismo de El País y en Literatura Comparada por la UNED.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS