Christie’s recauda más de 3,5 millones de dólares en una subasta de objetos prehispánicos rechazada por varios países

El evento se realizó, como en otras oportunidades, pese a que México, Colombia, Guatemala, Honduras y Perú habían reclamado suspender la venta

Un hacha maya vendida por 795.000 dólares en una subasta de Christie's en París.
Un hacha maya vendida por 795.000 dólares en una subasta de Christie's en París.

La firma Christie’s ha recaudado más de 3,5 millones de dólares en una subasta de objetos prehispánicos realizada este miércoles en París. La venta se llevó a cabo pese a que la Embajada de México en Francia había expresado su “profunda preocupación” y había reclamado que el evento se suspendiera. Según la Secretaría de Cultura, entre las 139 piezas ofertadas al menos 72 pertenecen al patrimonio nacional y 15 “son de reciente manufactura, por lo que carecen de valor histórico”. Las autoridades de Colombia, Guatemala, Honduras y Perú también habían pedido suspender la comercialización de los objetos.

La casa británica ha conseguido vender 33 piezas prehispánicas en la subasta llamada Pre-Columbian Art & Taino Masterworks from the Fiore Arts Collection realizada este miércoles de forma presencial en París. Es decir, un cuarto de los lotes disponibles. Christie’s ofrecía objetos elaborados por diferentes culturas. Por ejemplo, máscaras teotihuacanas, vasijas y hachas mayas, túnicas incas o 38 piezas de arte taíno, hechas por los habitantes de las islas Lucayas, en las Antillas, principalmente en hueso de manatí, concha y terracota. La mayoría de los objetos pertenecían a colecciones privadas y habían sido expuestos en instituciones como el Museo de Bellas Artes de Boston o el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Este miércoles, la pieza que se ha vendido por el precio más alto ha sido un hacha maya que ha rozado los 795.000 dólares. El objeto fue fabricado entre los años 550 y 950 y se encuentra “en muy buen estado”. Según la firma, se trata de “una de las hachas más notables en el corpus de los accesorios del juego de pelota maya”. Fue exhibida en museos y galerías de Nueva York, Bruselas, Lausana y Denver. La pieza era, desde 1970, parte de una colección europea privada. Antes de ello, había pertenecido a un activista estadounidense. Pero la casa de subastas no ofrece más información sobre el pasado de la pieza, por ejemplo, cuándo y de qué manera salió de Mesoamérica.

Como en ocasiones anteriores, México reclamó sin éxito frenar esta venta y una anterior realizada el 2 de noviembre. Las autoridades habían argumentado que “la comercialización de piezas arqueológicas fomenta la delincuencia trasnacional” y las “excavaciones ilícitas”. “Lejos de propiciar un mejor conocimiento y valoración de las culturas originarias, despoja a estos objetos invaluables de su esencia cultural, histórica y simbólica, convirtiéndolos en mercancías o curiosidades”, dice un comunicado emitido por la Embajada mexicana en Francia, en el que también se cita la “declaración de intenciones” firmada entre ambos países en julio para “dificultar al máximo el comercio ilícito de piezas importantes para el patrimonio histórico y cultural mexicano”.

La secretaria de Cultura, Alejandra Fausto, ha condenado el evento poco antes de su inicio: “[Los objetos subastados] son un bien invaluable que representa a las culturas de México y su larga historia como fuente de diversidad e identidad nacional”. En México, la venta de bienes prehispánicos hallados en territorio nacional es un delito. Cuando se anuncia una venta de bienes arqueológicos del patrimonio en el extranjero, el Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) interpone una denuncia penal. Pero firmas como Christie’s argumentan sistemáticamente que la venta, hecha en París, cumple con los requisitos de la legislación francesa, que reconoce como dueño al poseedor del bien. Por eso, los reclamos no suelen tener efecto.

“Somos conscientes de que, en el marco jurídico que regula las ventas y subastas de los bienes culturales en Francia, la restitución de las piezas depende de la voluntad del poseedor privado, lo que limita nuestro marco de acción”, dice un comunicado conjunto firmado por México, Colombia, Guatemala, Honduras y Perú. “No obstante, estamos abiertos a colaborar hacia medidas concretas para la protección del patrimonio cultural prehispánico”, se lee en el escrito, que avisa, además, del “enérgico rechazo” a la venta de objetos prehispánicos “por la devastación de la historia y de la identidad de los pueblos que supone el comercio ilícito de bienes culturales”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS