Pemex

Pemex termina de comprar una refinería de petróleo en Texas por 600 millones de dólares

La empresa paraestatal adquiere a Shell el 50% de las acciones que le faltaban de Deer Park, en Houston, con el objetivo de lograr “la autosuficiencia energética” para México en 2023

La refinería Deer Park, en Houston (Texas), en una imagen de 2003.
La refinería Deer Park, en Houston (Texas), en una imagen de 2003.F. Carter Smith / Bloomberg

El Gobierno de México, a través de la empresa paraestatal Petróleos Mexicanos, ha terminado de comprar la refinería de petróleo Deer Park, en Houston (Texas), por 600 millones de dólares, según ha anunciado este lunes Andrés Manuel López Obrador. Pemex tenía desde 1993 la mitad de la compañía y acaba de concluir las negociaciones con Shell para adquirir el otro 50%. “Tengo el gusto de anunciarles que ya contamos con una nueva refinería”, ha señalado con orgullo el presidente en un vídeo. El objetivo de esta compra es lograr la autosuficiencia energética para México en 2023.

Más información

La adquisición de Deer Park se enmarca en la nueva política de negocios de Pemex, marcada por López Obrador. El presidente busca fortalecer la red de refinerías para lograr en el corto plazo producir todo lo que requiere el país: “Vamos a dejar de comprar los combustibles y las gasolinas en el extranjero. Pemex va a procesar todo el petróleo crudo y lo va a convertir en diésel y gasolina. Vamos a ser autosuficientes”.

“Shell no planeaba comercializar su participación en la refinería Deer Park. Sin embargo, después de una oferta no solicitada de Pemex, llegamos a un acuerdo para transferirles nuestra participación en la sociedad”, ha dicho en un comunicado Huibert Vigeveno, director de Shell. “Pemex ha sido nuestro socio fuerte y activo en la refinería de Deer Park durante casi 30 años, y continuaremos trabajando con ellos de manera integrada, incluso a través de nuestra planta de productos químicos en el sitio, que Shell conservará“.

Esta refinería de Houston tiene capacidad para producir 340.000 barriles diarios, aunque hasta ahora estaba distribuyendo 110.000 por día de gasolina, 90.000 de diésel y 25.000 de turbosina. López Obrador ha comparado la capacidad de Deer Park con la refinería de Dos Bocas, una de las grandes obras del mandato del presidente y que, según este, podrá sacar el mismo número de barriles. Las idea del presidente es unir estas dos nuevas plantas al Sistema Nacional de Refinación. “Recibimos seis refinerías en mal estado, que las estamos modernizando, y vamos a entregar ocho”, ha proclamado el mandatario.

Solo la compra de esta refinería no se traduce en una autosuficiencia nacional o en mejores precios de la gasolina para el consumidor, asegura Ramsés Pech, analista en el sector energético. “Eso dependerá de dos factores: que todas las refinerías de Pemex lleguen a una utilización mayor del 80% y que el acuerdo con Shell permita enviar a México todo lo producido en Deer Park”, explica Pech.

Emily Medina, consultora en energía y asociada de Energy Policy Research Foundation, explica que para que los precios de la gasolina bajen, como asegura el presidente que ocurrirá, no basta con comprar una refinería. “Para esto habría que seguir con la reforma a la Ley de Hidrocarburos, que actualmente está suspendida, y aprobarla. También el Gobierno tendría que subsidiar los precios de la gasolina, cosa que le saldría muy caro al país en este momento. Implicaría jalar dinero de programas sociales o de otras áreas para poder determinar o controlar los precios de los combustibles”, detalla Medina.

La compra de las acciones a Shell por 596 millones de dólares, alrededor de 12.000 millones de pesos, se ha pagado en efectivo, según Pemex. “No crédito, no deuda, sino de los ahorros, por no permitir la corrupción, por ser un gobierno austero, sin lujos”, ha dicho el presidente, que ha añadido que en la conferencia matutina del miércoles de esta semana se ampliarán los detalles con la junta directiva de Pemex.

El año pasado, la empresa paraestatal registró “la peor crisis de su historia” con pérdidas récord achacadas a la pandemia. Perdió 480.966 millones de pesos (22.995 millones de dólares), un 38% más que en 2019. En este 2021, el Gobierno ha redoblado su apuesta para rescatar Pemex, que juega un papel clave en la soberanía energética que pretende López Obrador. Así las finanzas públicas asumirán 6.412 millones de dólares de endeudamiento de la petrolera. La deuda de Pemex rebasa los 110.000 millones de dólares. Además, la agencia Bloomberg informó que Pemex debe millones de dólares a empresas contratistas privadas, tanto extranjeras como mexicanas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50