'CASO ANDRÉS ROEMER'

Las víctimas de Andrés Roemer piden al embajador de Israel que informe a su Gobierno del riesgo de tener allí al escritor

El profesor, sobre el que pesa una orden de detención por violación, ha sido visto en aquel país, donde no hay tratado de extradición con México

Andrés Roemer, en La Ciudad de las Ideas, en Puebla, en 2012.
Andrés Roemer, en La Ciudad de las Ideas, en Puebla, en 2012.Hilda Ríos / Hilda Ríos

Las mujeres que han sufrido violencia sexual por parte de Andrés Roemer han enviado una carta al embajador de Israel en México para que alerte a su Gobierno de la presencia del escritor en su territorio y el riesgo que corren las mujeres allí, donde una nueva víctima ha denunciado abusos similares a los padecidos antes por las mexicanas. La misiva viene respaldada por más de 60 organizaciones feministas y firmada por algunas de las jóvenes que han denunciado formalmente al profesor y exdiplomático. A petición de la Fiscalía, que ya ha armado una investigación sólida contra el acusado, la policía busca ya a Roemer para que comparezca ante el juez y, eventualemente, sea enviado a prisión preventiva mientras se resuelve su proceso por dos violaciones. La organización Nosotras para Ellas lleva el caso de estas mujeres.

El embajador, Zvi Tal, ha respondido de inmediato agradeciendo la carta. “Empatizo con su sentir y les aseguro que transmitiré el contenido a las autoridades relevantes de mi país”. Las concernidas lo han agradecido y se manifiestan atentas a las noticias que lleguen de Israel.

Tras varios meses sin noticias de Roemer, desde que estalló el escándalo a finales de febrero, el profesor ha sido visto recientemente en Israel, debido a que una nueva víctima lo acusó allí de acoso sexual siguiendo el mismo patrón que usó en México con tantas otras, a juzgar por las más de 60 confesiones públicas que hicieron estas mujeres en apenas unas semanas desde la primera confesión pública, la de la bailarina Itzel Schnaas.

Más información

Roemer, hijo de un director de orquesta judío que emigró a México tras la ocupación de Austria por los alemanes, tiene vínculos con Israel, donde hay una calle que lleva su nombre. A su carrera académica hay que sumar varios cargos públicos en México, uno de ellos como embajador ante la Unesco. La cancillería lo destituyó porque su voto en el organismo internacional ignoraba la política que dictaba el Gobierno mexicano sobre el conflicto israelí.

Israel no tiene un tratado de extradición con México, debido a lo cual es un territorio donde se refugian algunos de los perseguidos por la justicia por diversas causas. “Buscamos que los países que podrían hacer una diferencia para que tengamos justicia también se responsabilicen de las acciones que les corresponden”, solicitan en la misiva.

En la carta al embajador Zvi Tal, que firman siete víctimas, se muestra la “inquietud” porque Roemer siga violentando a mujeres en Israel. “Queremos evitar que haya más víctimas que sufran los horrores que hemos sufrido nosotras”, dicen. Y confían en que teniendo el Gobierno de Israel plenos conocimientos de lo que ellas relatan “tomará una posición contundente para proteger a las mujeres de su país”. El acusado tiene ocho carpetas de investigación abiertas en México por acoso y abuso sexuales así como una investigación por dos violaciones. “Escuchen nuestras historias y crean en nosotras”, piden al embajador.

El profesor y escritor ha sido durante años una persona de prestigio en México, con colaboraciones políticas en varios gobiernos. Conducía un programa en una emisora de TV Azteca, del grupo de Ricardo Salinas Pliego, de quien es socio en el festival Ciudad de las Ideas, un proyecto para impulsar a jóvenes con talento en diversas disciplinas. A decir de las agredidas, el festival era el ámbito en el que contactaba a muchas de sus futuras víctimas, algunas de las cuales acabaron en el sótano de su casa, donde iniciaba y a veces consumaba su estrategia de violencia sexual. Muchos de los científicos y académicos de todo el mundo que participaban de asesores en ese proyecto le dieron la espalda hace unos meses cuando todo este asunto salió a la luz. Y en Puebla, donde se celebra el festival, su gobernador, Miguel Barbosa, ya ha anunciado que Roemer no volverá a desarrollar ningún proyecto allí. La Ciudad de las Ideas recibía de este Estado 35 millones de pesos para su organización.

Repudiado también por algunas universidades en las que trabajaba, Roemer es ahora una persona a la que pocos quieren arrimarse, pero su comparecencia ante el juez, si es que sigue en Israel, puede ser complicada. Un comunicado sin firmar emitido por algunos medios de comunicación en México, supuestamente del propio Roemer, decía este jueves que había tenido conocimiento por la prensa de la orden de detención contra él y acusaba a la Fiscalía de no respetar las garantías procesales. Se declaraba inocente por completo de todas las acusaciones de las víctimas. Andrés Roemer habló con este periódico el 20 de febrero. Afirmó que no se reconocía en los comportamientos que denunciaban las víctimas, pero, en todo caso, dijo, “nunca hay que desmentir a un ser humano, solo escucharle y crecer”. “Ofrezco, en nombre de muchos hombres, nuestra ignorancia en temas que tenemos trabados inconscientemente”. Siempre se ha manifestado víctima de un complot empresarial.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50