Secretaría de Seguridad

López Obrador designa a Rosa Icela Rodríguez como secretaria de Seguridad

La funcionaria, de la máxima confianza del presidente, es la encargada de vigilar los puertos y aduanas. Se convertiría en la primera mujer en el cargo que abandonó Alfonso Durazo

Rosa Icela Rodríguez, en una rueda de prensa el año pasado. En vídeo, las palabras del presidente durante la conferencia matutinaGraciela López (Cuartoscuro)

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha adelantado este viernes que pedirá a Rosa Icela Rodríguez que sea la próxima secretaria de Seguridad de México. El mandatario ha dicho en su conferencia de prensa matutina que no le había hecho una propuesta formal a Rodríguez, exsecretaria de Gobierno de Ciudad de México, porque se está recuperando de la covid-19. De aceptar el cargo para sustituir a Alfonso Durazo, que anunció su renuncia la semana pasada para buscar la gubernatura del Estado norteño de Sonora, será la primera mujer que ocupe esa cartera en el país. “Va a ser Rosa Icela Rodríguez”, ha insistido el presidente, aunque la confirmación del nombramiento sigue en el aire.

Casi ocho horas después de la conferencia de prensa, López Obrador ha dado a conocer en una gira de trabajo que habló con Rodríguez y que estaba “sorprendida” por la propuesta. “Lo está pensando”, ha dicho el presidente. Ante la insistencia de los medios, el mandatario dijo que nombrará el sábado a un encargado de despacho y que será hasta el martes cuando haya un nombramiento oficial.

Rodríguez había sido recientemente propuesta para encargarse de la gestión de los puertos del país, en proceso de militarizarse. López Obrador ha dicho que, además de ser la secretaria, ella coordinará el Gabinete de Seguridad, en el que están también la Secretaría de Defensa y la de Marina. El poder que el mandatario ha dado a las Fuerzas Armas ha sido cuestionado tras la captura este mes del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de Defensa en el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), en Los Ángeles. Rodríguez sería también la civil de mayor jerarquía en la estrategia contra la inseguridad y la violencia en el país.

“Va a ser una mujer”, ha dicho el mandatario al hacer el anuncio y tras ser cuestionado por la ola de feminicidios que azota al país, donde son asesinadas 10 mujeres al día. “Ni ella lo sabe”, ha asegurado López Obrador: “Vamos a ver qué responde”. La apuesta del presidente es una estrategia a varias bandas. Mujer, para contestar las críticas del movimiento feminista. Civil, para disipar dudas sobre su relación con los militares y sobre su estrategia de seguridad, en la mira de Estados Unidos tras el arresto de Cienfuegos. Y de su máxima confianza, para apuntalar su Gabinete a punto de pasar la tercera parte de su mandato.

Rodríguez estudió periodismo en la escuela Carlos Septién García, una pequeña universidad al sur de Ciudad de México, pero hizo el grueso de su carrera en la administración pública. En más de dos décadas de trayectoria en el Gobierno, la funcionaria se ha especializado en temas como seguridad nacional y gobernabilidad. Hasta finales de julio era la mano derecha de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la capital. Ese mes asumió la Coordinación de Puertos y Marina Mercante, después de que el presidente anunciara que iba entregar a los militar el control de las aduanas y las terminales portuarias para combatir al narcotráfico y la violencia. El viraje supuso, además, la salida de Javier Jiménez Espriú como secretario de Comunicaciones y Transportes, que se oponía a la medida. La vacante fue ocupada por Jorge Arganis Díaz Leal. “Sé que va a desempeñar un gran papel”, ha escrito Sheinbaum en Twitter para felicitarla.

“Es una mujer que viene de abajo, de una familia humilde”, ha descrito el presidente. Rodríguez ya había colaborado con López Obrador en temas de seguridad cuando fue jefe de Gobierno de Ciudad de México (2000-2005), en una estrategia que dividió la megalópolis en distintas zonas coordinadas para atajar el problema de la delincuencia. Fue también coordinadora de Gobierno y Seguridad con Marcelo Ebrard, sucesor de López Obrador en la capital y actual Secretario de Relaciones Exteriores. Rodríguez ha sido además secretaria de Desarrollo Social y secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades en el Gobierno local. Su nombramiento al frente de los puertos del país significaba un primer gran salto a la administración federal. La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana será la encomienda de mayor importancia y responsabilidad en su carrera.

La salida de Durazo, cuya gestión estuvo marcada por el aumento de la violencia homicida y una estrategia de seguridad calificada como errática por los críticos del Gobierno, abrió paso a todo tipo de especulaciones sobre quién ocuparía el cargo. En la baraja estaban nombres como el de Ebrard y el de Omar García Garfuch, actual secretario de Seguridad de Sheinbaum. En prácticamente ninguno de los pronósticos conocidos estaba una mujer.

Las elecciones de 2021, que se perfilan como un enorme plebiscito en torno a la figura de López Obrador a mitad de su mandato, ya han provocado los primeros reacomodos en el bloque gobernante. Diputados, senadores y miembros del Gobierno han salido en las últimas semanas para descartar o confirmar sus aspiraciones. En juego están 15 gubernaturas y la renovación de la Cámara baja. López Obrador, el primer presidente en designar un Gabinete paritario, había puesto como plazo este sábado 31 de octubre para aceptar renuncias de sus secretarios y ha anticipado que habrá más cambios en su equipo en los próximos días. “Van a haber otras [mujeres]”, ha dicho antes de despedirse de su conferencia de prensa.

Más información

Lo más visto en...

Top 50