Opinión
i

Nuevos ejercicios de lectura

Si pensamos en la urgencia de crear otras estructuras alternativas que nos lleven a plantear un mundo sin Estados, el movimiento zapatista se puede leer distinto en la actualidad

Encuentro de mujeres zapatistas en un caracol de Chiapas en febrero.
Encuentro de mujeres zapatistas en un caracol de Chiapas en febrero.STRINGER / Reuters

La primera vez que escuché hablar del Ejército Zapatista de Liberación Nacional fue en los días previos a la fiesta patronal de mi comunidad, en los últimos días de enero de 1994. Lo recuerdo bien. Uno de nuestros profesores nos compartía periódicos y revistas que compraba en la Ciudad de Oaxaca, en los que dominaba sobre todo una historia, la del Tratado de Libre Comercio. Por supuesto, no entendía muy bien lo que estaba sucediendo, pero de las intensas discusiones que sostenían mis tíos cuando me visitaban podía inferir una especie de frustración derivada de la falta de opciones que planteab...

Más información