Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ebrard admite que la legalización de la marihuana en México podría darse en el corto plazo

El futuro canciller de López Obrador critica la prohibición durante una visita a Canadá

Marcelo Ebrard y su homóloga canadiense, Chrystia Freeland.
Marcelo Ebrard y su homóloga canadiense, Chrystia Freeland. REUTERS

Canadá legalizó hace una semana la marihuana para uso recreativo. El futuro Gobierno de México parece dispuesto a seguir el ejemplo tomado por su vecino del norte. Marcelo Ebrard, quien será el 1 de diciembre el canciller de Andrés Manuel López Obrador, se ha sumado a las voces del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se dicen dispuestas a legalizar la hierba para reducir la violencia en el país. "Creemos que es una opción muy interesante a corto plazo para México", dijo el próximo secretario de Exteriores durante una visita a Montreal, en la provincia de Quebec. 

Ebrard, uno de los hombres más cercanos a López Obrador, discutió este lunes la reciente legalización con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. El canciller estuvo en Ottawa, donde también se entrevistó con su homóloga, Chrystia Freeland. Además de la regulación del cannabis hablaron de las visas de trabajo para trabajadores mexicanos que desean ir al norte, la reforma de Naciones Unidas, los aranceles al acero y las normas para las empresas mineras que operan en México.

El canciller afirmó que carece de razón "tener una ley que prohíba la posesión o producción de cannabis". Ebrard cree que la medida también ayudaría a desahogar las prisiones, que tienen a 9.000 personas encerradas después de haber sido detenidas con la droga. El secretario de Exteriores se ha sumado al rechazo de la prohibición y a la guerra contra los estupefacientes emprendida por Washington en sus vecinos del sur. "No tiene sentido porque no funciona, el cannabis está ahí de todos modos, es un intercambio... Se están gastando enormes sumas de dinero y ha causado mucho sufrimiento a la población".  

La postura de Ebrard se suma a la dada por otras funcionarias del Gobierno de López Obrador, entre ellas la próxima ministra de Gobernación (Interior), Olga Sánchez Cordero. El mandatario de izquierdas todavía debe detallar su estrategia de seguridad, que según los analistas, deberá incluir una nueva política de drogas. Esta deberá responder a un escenario distinto, donde ocho entidades de Estados Unidos ya permiten su venta para uso recreativo y a la legalización en todo el territorio canadiense, con 4,9 millones de consumidores de la planta.    

El debate sobre la regulación en México aún debe abrirse terreno entre la agenda del próximo Gobierno, centrada en una política de austeridad y de transformación de la Administración Pública federal. La iniciativa, sin embargo, se está redactando y se prevé que se haga pública hasta finales de este año. Ese proyecto detallaría una eventual regulación que refleje en el marco legal el histórico fallo que otorgó hace tres años la Suprema Corte de Justicia a cuatro personas para cultivar y consumir la hierba. La votación podría darse hasta el primer periodo de sesiones del Congreso mexicano de 2019, que inicia en el mes de febrero. Morena mantiene el control de las dos cámaras. En la mente de muchos legisladores, de todos los partidos, vive la idea de que es hora de probar un camino diferente del de la prohibición. Esta ruta podría seguir la guía que ha marcado Canadá.       

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >