Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un candidato de centroderecha, próximo alcalde de Lima

Jorge Muñoz, recién llegado a la histórica formación Acción Popular, se impone ante el populista de derecha Daniel Urresti

El candidato Jorge Muñoz vota este domingo en Lima.
El candidato Jorge Muñoz vota este domingo en Lima. REUTERS

El abogado Jorge Muñoz, del partido de centroderecha Acción Popular, será el próximo alcalde provincial de Lima. El político se ha alzado con la victoria tras una campaña marcada por el desinterés ciudadano en un contexto de denuncias de corrupción del sistema de justicia y los mensajes de los candidatos trumpistas. que lideraron los sondeos hasta hace solo ocho días.

Muñoz ha logrado imponerse sobre su más cercano competidor, Daniel Urresti, un militar en retiro que hizo una campaña populista de lucha contra la delincuencia y concurrió bajo las siglas de Podemos Perú, una organización política sin ideario alguno, y que falsificó firmas para lograr su inscripción electoral. Urrresti fue absuelto el jueves, en primera instancia, tras ser acusado del asesinato del periodista Hugo Bustíos en 1988.

Muñoz remontó el tercer lugar en las encuestas en el que se encontraba el 29 de septiembre, a razón “del 1,5% por día, una cifra insólita”, comentó la noche del domingo el director de la encuestadora Ipsos Perú, Alfredo Torres, en un canal de televisión. “Estamos contentos, he visto que hay varios distritos que Acción Popular ha ganado. Es un triunfo luego de 37 años”, comentó el probable vencedor, en alusión a Eduardo Orrego, alcalde provincial de Lima entre 1980 y 1985.

“Quiero recordar la memoria del fundador de Acción Popular, porque hoy hubiera cumplido 106 años. Desde el día uno convocaré al comité de seguridad ciudadana [en la Municipalidad]. Trabajaremos por las personas vulnerables y por quienes han sido invisibilizados, todos merecemos vivir con dignidad”, comentó después de conocer los primeros conteos rápidos de las encuestadoras.

Acción Popular fue formado en 1956 por el expresidente Fernando Belaúnde, quien gobernó Perú a fines de la década de los años sesenta y en el retorno de la democracia (1980-1985). Desde entonces, la formación política perdió importancia y dimensión, mientras sus líderes suelen protagonizar pleitos internos. Muñoz es un recién llegado a la formación política, luego de haber renunciado en 2015 a Somos Perú, también de centroderecha, al que perteneció unos 15 años. Fue alcalde de Miraflores, un distrito de clase media-alta en Lima, por dos períodos.

Por el momento al menos 13 alcaldes distritales de Lima son de su mismo partido. El politólogo y especialista en partidos políticos Jorge Valladares comentó a EL PAÍS que el efecto arrastre del partido que gana la elección de alcalde provincial “es un fenómeno que ocurre en Lima desde 1989”. Las elecciones en la capital contaron con un 80% de participación, dado que el ausentismo es sancionado con una multa que va de siete a 20 dólares, aproximadamente.

Resultados regionales

Perú también votó para elegir 25 gobernadores regionales. En la mayoría de las jurisdicciones la victoria ha ido a candidatos de pequeños movimientos territoriales, que carecen de ideario o de ideología conocida. Una de las sorpresas fue el posible gobernador de Puno, Walter Aduviri, quien hizo campaña en la clandestinidad por la región fronteriza con Bolivia. Aduviri lideró una protesta social llamada El aymarazo en 2011, opuesta a la actividad de un proyecto minero que, según defendía, iba a dañar el agro y los recursos naturales. Fue sentenciado a prisión. Sin embargo, la Corte Suprema anuló el viernes pasado su condena.

"Esta sentencia", anulada en vísperas de las elecciones por vicios procesales, "le permitió presentarse como una victima de la llamada criminalización de la protesta”, explicó a este diario el antropólogo Javier Torres. De acuerdo con el especialista en descentralización Javier Azpur, “los resultados muestran un claro triunfo de los movimientos regionales sobre los partidos nacionales, lo cual es expresión de la crisis de representación: una gran fragmentación política que va a dificultar una adecuada articulación entre los niveles de Gobierno nacional y regional”.

“El triunfo de Aduviri en Puno es expresión de esa fragmentación y derrota de los partidos, refleja además el rechazo de la población a la sanción penal a la protesta social que se canaliza en la solidaridad con quien fue el líder de esas protestas”, agregó. Según Azpur, “Puno va a ser un escenario complicado para la gran inversión minera y para la lucha contra las diversas formas de actividades ilegales en la región”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >