Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reaparece en México el polémico ministro de la guerra contra el narco

Genaro García Luna, que formó parte del Gobierno de Felipe Calderón, critica la política en materia de seguridad de Enrique Peña Nieto

Genaro García Luna en una charla con universitarios en 2017.rn
Genaro García Luna en una charla con universitarios en 2017. CUARTOSCURO

El polémico exsecretario de seguridad pública (2006-2012) Genaro García Luna ha reaparecido en plena efervescencia electoral mexicana para criticar la política en materia de seguridad implementada en este sexenio. García Luna que durante el Gobierno de Felipe Calderón -del conservador Partido Acción Nacional (PAN)- fue severamente cuestionado por la estrategia frontal de combate al crimen organizado que sostuvo la institución a su cargo, ha dado diversas entrevistas con motivo de la presentación de su libro Seguridad con Bienestar. En las intervenciones ha defendido lo hecho durante su mandato y ha cuestionado que esta administración encabezada por Enrique Peña Nieto (PRI) haya dejado de invertir en las policías locales y se hayan aplazado las evaluaciones a las fuerzas de seguridad.

La gestión de García Luna fue muy cuestionada por el repunte exorbitante de la violencia que generó la lucha contra el narcotráfico. Se vio envuelto en varios escándalos y diversos colectivos de la sociedad civil como el encabezado por el poeta Javier Sicilia llegaron a exigir su renuncia, pero siempre fue un hombre intocable para el entonces presidente Calderón. Tras finalizar el sexenio, el exministro de Seguridad se fue de México y no había hecho declaraciones públicas. Después de cinco años reaparece en la escena mediática. En una entrevista en Foro Tv criticó la reducción al presupuesto de la Plataforma México, un sistema de telecomunicaciones y de información, que integra todas las bases de datos relativas a la seguridad pública, con la finalidad de facilitar el combate al crimen.

A finales de 2012, con el cambio de Gobierno, el actual presidente Peña Nieto tomó la decisión de desaparecer la Secretaría de Seguridad y decretó que sus funciones fueran absorbidas por la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior). En el libro, García Luna cuestiona que la secretaría haya desaparecido y se le diera un tinte político. Con ello se frenó el proceso para consolidar una Secretaría de Estado responsable de las políticas públicas y de la operación de los cuerpos de policía y centros penitenciarios federales para el combate al delito, sostiene. “Esta definición implicó un retroceso de más de 40 años en el modelo institucional para la atención de la seguridad. Redujo el nivel de operación e interlocución técnica de la Secretaría de Seguridad Pública y la convirtió en una instancia de gestión política, lejos de la conducción e instrumentación estratégica y técnica de las tareas de seguridad pública”, expone.

El policía todopoderoso

Antes de asumir la Secretaria de Seguridad a finales de 2006, Genaro García Luna se había desempeñado como jefe de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), un brazo operativo de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) durante todo el sexenio (2000-2006) de Vicente Fox (PAN). En 2005, su gestión se vio seriamente cuestionada por un escándalo que puso en crisis la relación diplomática entre México y Francia: la detención de Florence Cassez. La francesa fue aprehendida por policías de la extinta AFI tras ser acusada de secuestro y todo se transmitió por televisión. Sin embargo, la detención era un montaje, una recreación de la policía de García Luna para las cámaras televisivas.

Su paso por el Ministerio de Seguridad (2006-2012) también estuvo marcado por diversos escándalos. Uno de los casos más recordados es el pago que realizó a Televisa en 2011 para que realizara una serie televisiva que exaltara la labor de la Policía Federal, tan cuestionada en esos años por los excesos cometidos en su combate en la guerra contra el narco. La secretaría le brindó a Televisa acceso al personal de la institución y le prestó patrullas, helicópteros y armamento. Desde el principio el programa, transmitido en el canal más importante de la televisora y en el horario de mayor audiencia, causó polémica porque retrataba una realidad muy distinta a la vivida y mostraba una producción costosa con imágenes donde se apreciaban las instalaciones del Ministerio de Seguridad.

Pese a que la Secretaría de la Función Pública integró al menos 20 expedientes para investigar si García Luna incuriró en alguna irregularidad durante su paso por la gestión federal, ninguna investigación se concretó y tras dejar su puesto de secretarío se fue del país, cuando su imagen estaba por los suelos. En su reaparición este fin de semana en el Financiero Bloomberg, García Luna salió a defender lo que se hizo durante el sexenio anterior, como la Plataforma México y a señalar que ha habido una “involución en las policías”, que se ha dejado de invertir en inteligencia, en procesos, en sistemas y se ha descuidado el perfil policial.

En el libro hace énfasis que al inicio de este Gobierno se desmantelaron los sistemas de interconexión de telecomunicaciones (de Plataforma México) para todo el país. “Se dejó de invertir en equipo de cómputo, servidores, sistemas y licencias de software para la carga, resguardo, procesamiento y análisis de datos, voz e imagen de las bases de datos a nivel municipal, estatal y nacional, y se abandonaron los sistemas para las tareas de seguridad pública en todo el territorio nacional”, se menciona. También critica que se hayan "institucionalizado" los grupos de autodefensas.