Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Correa: “Las pruebas contra Lula son insuficientes”

El exjefe de Estado asegura que el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, condenado a seis años de cárcel por corrupción, es un preso político

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, durante la rueda de prensa que ofreció el 11 de abril de 2018 en el rectorado de la Universidad de Murcia.
El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, durante la rueda de prensa que ofreció el 11 de abril de 2018 en el rectorado de la Universidad de Murcia. EFE

El expresidente de Ecuador Rafael Correa ha defendido este jueves en Madrid la inocencia de Luiz Inácio Lula da Silva, el exmandatario de Brasil encarcelado el pasado domingo tras ser sentenciado en segunda instancia a 12 años de prisión por corrupción. "Las pruebas contra Lula están muy por debajo de lo que sería admitido, por ejemplo, en Estados Unidos", ha criticado Correa. El líder brasileño está acusado de haber aceptado como regalo un piso de tres plantas en la playa de una empresa favorecida con contratos de la petrolera estatal Petrobras. "No se ha probado que el departamento sea de él", ha subrayado.

"Hubo una ruptura constitucional", ha agregado sobre la crisis política de Brasil iniciada con la destitución en 2016 de la expresidenta de ese país Dilma Rousseff, acusada por el Legislativo de haber alterado las cuentas públicas, y que Correa ha calificado de "golpe parlamentario", en una conferencia sobre América Latina que pronunció en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

Correa vinculó el caso de Lula al del exvicepresidente de Ecuador Jorge Glas, condenado a seis años de cárcel por el 'caso Odebrecht', la trama corrupta en la que la constructora brasileña pagaba sobornos para obtener contratos de obra pública a lo largo de América Latina. "Jorge Glas es un preso político", ha remarcado. "No hay una sola prueba contra él. No le han encontrado 10 centavos malhabidos", ha agregado tras criticar, como en el caso de Lula, que las condenas han dependido de las acusaciones de empresarios corruptos.

El exmandatario ha vinculado la sentencia contra Glas al viraje del nuevo Gobierno de Ecuador, presidido por Lenín Moreno, exvicepresidente y antiguo aliado de Correa, quien se ha desmarcado de este. "Ganamos las elecciones y se aplicó el programa de los perdedores", ha reprochado Correa. Moreno impulsó un referéndum constitucional que se celebró el pasado 4 de febrero y que cerró la puerta, entre otras medidas, a la reelección indefinida y por tanto a un posible regreso de Correa a la jefatura del Estado, que ya ocupó entre 2007 y 2017.

"Ya no son necesarios los golpes militares para acabar con la izquierda, ya no los necesitan", ha incidido el político ecuatoriano, quien considera que el tratamiento de tramas como la de Odebrecht se ha exacerbado para salpicar a todos los políticos. El exmandatario, que reside en Bélgica, se encuentra de gira en España donde ha impartido una serie de charlas y tiene previsto reunirse con miembros de la comunidad ecuatoriana y representantes políticos como el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, la portavoz de Podemos, Irene Montero, y líderes sindicales.

Más información