Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional de Guatemala falla definitivamente en favor del magistrado Iván Velásquez

El presidente Jimmy Morales violó la Constitución al decretar la expulsión del responsable anticorrupción de la ONU en el país centroamericano sin el respaldo de sus ministros, según la decisión

El presidente de la Corte de Constitucionalidad, José Francisco de Mata Vela, este martes, en rueda de prensa.
El presidente de la Corte de Constitucionalidad, José Francisco de Mata Vela, este martes, en rueda de prensa. REUTERS

En un nuevo y definitivo revés para el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, el Tribunal Constitucional otorgó de manera definitiva el amparo interpuesto por el procurador de los Derechos Humanos (defensor del pueblo), Jordán Rodas Andrade, en favor de Iván Velásquez, por lo que queda sin ningún sustento la decisión del mandatario de declarar non grato al comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y ordenar su expulsión inmediata del país.

De acuerdo con la argumentación del Constitucional, "el Presidente no cumplió con lo establecido en la Constitución (Artículo 182) al actuar en su decisión sin el acompañamiento de sus ministros". "El Presidente", se lee en uno de los apartados del comunicado de la Corte de Constitucionalidad, "actúa al margen de la legalidad y por eso esta Corte decide la suspensión definitiva".

En consecuencia, la resolución ordena notificar a los ministros de Exteriores, Defensa, Gobernación (Interior) y al director de la Policía, "para que se abstengan de ejecutar la decisión del Presidente (de expulsar a Velásquez)".

El anuncio fue recibido con júbilo por un grupo de manifestantes apostados frente a la sede del constitucional, mientras que el defensor del pueblo hizo un llamado a respetar la decisión, "en bien de la democracia y el fortalecimiento del Estado".

Horas antes, Jimmy Morales, quien apareció acompañado del alcalde de la capital, Álvaro Arzú, recibió el apoyo de los jefes ediles aglutinados en la Asociación Nacional de Municipalidades (ANAM), quienes llegaron a acuerpar al mandatario tras el diluvio de críticas recibido por su decisión de expulsar a Velázquez.

En la reunión, a la que se quiso dar el carácter de "espontánea", el presidente de la ANAM, Edwin Escobar, repitió la consigna que ha mantenido el Gobierno desde el domingo en la madrugada, cuando el presidente Morales anunció en un vídeo que había decidido expulsar del país al jefe de la Cicig: "Nuestro apoyo no es en contra del combate a la corrupción, ya que la Cicig seguirá en Guatemala".

En esa reunión llamó la atención el discurso del expresidente y actual alcalde capitalino, Álvaro Arzú, quien expresó que "yo firmé la paz, pero puedo hacer también la guerra", para mostrar su apoyo al actual mandatario.

Jimmy Morales, quien evadió a la prensa, dijo en su discurso que no teme a la ley y "acataré las resoluciones judiciales".

"La decisión del constitucional envía a Jimmy Morales un mensaje muy claro: su decisión de expulsar a Velásquez fue absolutamente incorrecta, fuera de lugar e inconveniente para el desarrollo democrático de Guatemala", dijo a EL PAÍS por la vía telefónica el analista independiente Héctor Rosada. El experto añade que Morales agotó desde ya su caudal político para enfrentar las peticiones de su renuncia al cargo que claman diversos sectores ciudadanos, y las demandas legales que enfrenta.

"La imagen de Morales está por los suelos. La sensación que proyecta es la de un Presidente que defiende a las estructuras criminales que ha combatido tanto la Cicig", concluye el experto.

Más información