Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un país sitiado por las protestas

El más reciente informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social revela que las protestas son una fusión de demandas políticas y sociales

Venezuela Nicolás Maduro
Manifestantes opositores en Caracas. AFP

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, una ONG dedicada a tomar el pulso a la crisis venezolana, ha contabilizado 6.279 manifestaciones en todo el país en casi cuatro meses de rechazo al régimen de Nicolás Maduro. Esto significa que, en este país, de suyo conflictivo, se presentan unas 56 protestas diarias, un aumento del 157% con respecto al mismo período de 2016, cuando se contabilizaron 2.617 manifestaciones.

Las protestas se han extendido por toda Venezuela, tanto en zonas urbanas y rurales como en sectores populares y residenciales. A las tradicionales demandas, derivadas del colapso del modelo económico que intenta imponer Maduro, caracterizado por la inflación más alta del mundo y un desabastecimiento crónico, se suman las persistentes manifestaciones convocadas por la oposición política a partir de la publicación de dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, que desconocieron las atribuciones del Parlamento, controlado por la oposición.

El estudio demuestra que el Distrito Capital y los Estados de Miranda, Lara, Táchira y Mérida registran el mayor número de protestas. Todas estas provincias concentran las ciudades más importantes del país, el mayor número de opositores y son las de mayor actividad económica. Pero al revisar las estadísticas de las manifestaciones registradas en el marco de la Asamblea Nacional Constituyente el estudio demuestra que salvo en Amazonas y Delta Amacuro, las regiones más rurales, el resto de Venezuela alzó la voz contra la propuesta del régimen de reescribir la Constitución.

Ese día el Observatorio contabilizó 16 muertes, un número superior al estimado del Ministerio Público, que sumó diez. En total, la organización ha registrado 157 muertes en cuatro meses de protestas. La Fiscalía ha reconocido el fallecimiento de 129 personas. El Observatorio atribuye al plan Zamora, activado por las Fuerzas Armadas para controlar las protestas, no solo la represión desatada, sino el elevado número de víctimas, más de una al día.

Un país sitiado por las protestas

La organización afirma que en todo este tiempo "se registraron acciones violentas de grupos paramilitares en al menos 523 protestas". En la mayoría de ellas se reportaron heridas de bala. "Alertamos que cada vez se hace más compleja la identificación de estos grupos porque, además de operar en conjunto con los representantes de la fuerza pública del Estado, se presume que están empleando indumentaria correspondiente a los organismos de seguridad".

Los autores del estudio han identificado doce patrones de las protestas. Casi todos representan una diferencia sustancial en las razones por las cuales los venezolanos salían a las calles antes de abril. Ellos identifican una asistencia masiva en la mayoría de las concentraciones, de personas de distintas clases populares, en barrios de gente pobre y en las más acomodadas urbanizaciones de clase media alta. Una protesta que consolida a la calle "como un espacio popular, político y social".

Más información