Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consulado de México gestiona con Aeroméxico la evacuación de los turistas varados en Madrid

El cónsul Bernardo Córdova asegura estar negociando con la aerolínea para el retorno de casi 200 mexicanos acampados en el aeropuerto español

Viajeros mexicanos permanecen en el aeropuerto madrileño de Barajas.

El consulado de México en Madrid ha iniciado gestiones con Aeroméxico para el regreso de los casi 200 pasajeros que se encuentran varados desde hace algunos días en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, según ha asegurado este jueves el cónsul mexicano Bernardo Córdova Tello, al visitar la Terminal 1. Los afectados, sin embargo, son escépticos ante la posibilidad de volver pronto a casa.

“Desde la embajada informamos a la Cancillería mexicana de la situación de estos pasajeros y les pedimos que se pusieran en contacto con la gerencia de Aeroméxico para que exploraran vías para el regreso de estas personas”, ha señalado Córdova frente a los mostradores de la aerolínea mexicana.

 Los afectados han agradecido la disposición del cónsul a conversar, pero no han quedado satisfechos porque ha faltado la presencia de algún representante de la aerolínea que asegure una solución oportuna y rápida. Los turistas, que adquirieron un pasaje de Aeromexico "sujeto a espacio", tienen difícil volver en los próximos días ya que la compañía tiene muchos de los vuelos sobrevendidos para los próximos días, en plena temporada alta.

“Pudimos lograr que el cónsul venga hasta aquí y tuvimos un diálogo directo con él, sin embargo Aeroméxico sigue sin hacerse cargo del problema que nos tiene aquí hace varios días”, ha afirmado Aníbal Conde, de 33 años, residente uruguayo en México. Conde y otras tres personas conforman la comisión encargada de recabar los nombres y pasaportes de los pasajeros para tratar de conseguir un avión que los lleve a casa.

Ciudadanos espontáneos han llegado hasta el aeropuerto para ayudar a los turistas varados

Según la compañía, el consulado mexicano y organizaciones de consumidores los pasajeros sabían a lo que se exponían cuando compraron el pasaje a un precio muy inferior al del mercado, por lo que no tienen derecho a indemnización.

Hasta el momento el diplomático también ha ofrecido analizar una a una las peticiones de las personas con el fin de verificar el estado de salud de los pasajeros, sus condiciones y la cantidad de menores y mayores de edad afectados. “Hasta el momento todos están bien y estamos atendiendo caso a caso las necesidades”, ha asegurado Córdova.

 Uno de estos casos es el de un pasajero que fue golpeado la madrugada del miércoles cuando un grupo de individuos intentaron robarle mientras dormía en una banca cerca de la Plaza del Sol en el centro de Madrid, por no tener dinero para dormir en un hostal. “Llevábamos en el aeropuerto cinco días y ya estábamos muy cansados, así que, dos amigos y yo decidimos irnos a un hostal. Uno de ellos no pudo pagar el tercer día, así que decidió dormir en la calle, fue ahí donde lo golpearon con una botella propinándole dos cortes en la cara”, ha manifestado Alejandro Alba de 48 años, quien ha presentado el caso al cónsul a nombre de su compañero que no ha sido identificado.

 Alba, quien ha dicho que su amigo no ha podido asistir a la reunión por encontrarse en reposo, se ha mostrado inconforme pues no ha recibido una solución concreta. “Yo vine aquí para ver si había una respuesta del consulado y para informar sobre la situación de vulnerabilidad que estamos viviendo. No quedé satisfecho con la respuesta del cónsul, solo me pidió el pasaporte de mi amigo, pero en ningún momento aclaró si lo podía apoyar con un regreso inmediato a México para que sea atendido allá”, ha declarado.

Desde que este diario dio a conocer el caso, varias personas y diversas asociaciones se han puesto en contacto con los pasajeros para brindarles ayuda. El grupo de Facebook Mexicanas en Madrid ha asistido esta tarde a las personas con alimentos, además de que las ha empezado a colocar en diversos hogares para pasar las noches y ducharse; Rafael Rafael, español de 67 años y Sergio Hernández, un mexicano de 40, se han presentado en el aeropuerto este jueves para ofrecer sus hogares. “Tengo una casa muy grande y me identifiqué con estas personas. Junto a mi esposa hemos decidido venir con el coche vacío para llevarme a una familia o a seis personas que lo necesiten”, ha concluido Rafael.