Los maestros disidentes en México condicionan el regreso a clases

La CNTE ha amenazado con no volver a las aulas después de vacaciones si en la próxima reunión con la Secretaría de Gobernación no hay respuesta a sus demandas

Un hombre con pancartas participa en una protesta de la CNTE el pasado 3 de agosto.
Un hombre con pancartas participa en una protesta de la CNTE el pasado 3 de agosto.Sáshenka Gutiérrez (EFE)

El conflicto magisterial entre el Gobierno mexicano y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no parece aproximarse a la conciliación. Mientras Aurelio Nuño, el secretario encargado de instrumentar la reforma educativa, mantiene una serie de reuniones con diversos sectores de la sociedad civil, los profesores han amenazado con no volver a clases si en la próxima reunión con la Secretaría de Gobernación no hay respuesta a sus demandas. Víctor Manuel Zavala, líder de la sección 18 de la CNTE en Michoacán, explicó que la principal petición es la abrogación de la reforma.

El líder magisterial dijo que el Gobierno debe mostrar disposición para no continuar con las notificaciones y los ceses a los docentes. En caso de no hacerlo los maestros no reanudarán actividades en el próximo ciclo escolar que inicia el 22 de agosto. Además, adelantó, a partir del próximo 11 de agosto, iniciarán una serie de reuniones con los legisladores para poner sobre la mesa los pasos a seguir a fin de modificar, abrogar o suspender definitivamente la reforma educativa que ha impulsado el Gobierno de Enrique Peña Nieto. "Seguimos manteniendo tres puntos del pliego de demandas y lo que podemos decir es que la CNTE plantea una ruta legislativa y en ese sentido vamos a tener reuniones", reiteró Zavala. 

La coordinadora, una escisión del mayoritario Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), es el principal opositor a la reforma educativa que busca instrumentar el Gobierno mexicano. Desde hace casi tres años han emprendido bloqueos en carreteras, tomas de aeropuertos y desalojos en dependencias estatales para mostrar su resistencia al modelo gubernamental. El punto más álgido entre los profesores disidentes y la administración federal se vivió el pasado 19 de junio en Nochixtlán, una comunidad de Oaxaca. Ahí un confuso desalojo encabezado por la Policía Federal en una autopista dejó nueve muertos y un centenar de heridos. Tras la batalla campal la Secretaria de Gobernación (Interior), anunció que su titular Miguel Ángel Osorio Chong, se reuniría con los maestros para restablecer el diálogo y "escuchar los razonamientos de dicha organización".

Casi un mes después de la matanza de Nochixtlán se abrió una puerta para debatir el modelo educativo. El pasado 12 de julio Osorio Chong anunció que habían llegado a un acuerdo general con la CNTE que consistía en instalar tres mesas de trabajo: una política, otra educativa y una más con carácter social. "Es un logro muy importante en favor de nuestro país, de la tranquilidad, de la gobernabilidad, de la estabilidad", dijo el secretario tras una reunión de cuatro horas con líderes de la coordinadora. Una semana después, en una de las mesas, los maestros entregaron su propuesta de modelo educativo y días después el dálogo se interrumpió. El pasado 1 de agosto las negociaciones se reanudaron y la CNTE anunció un foro a nivel nacional.

Los empresarios mexicanos han amenazado con presentar sus declaraciones de impuestos en cero si las autoridades no toman medidas efectivas para acabar con los bloques carreteros que han afectado sus ganancias. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) presentó una demanda de amparo por los actos y omisiones de los tres niveles de Gobierno (federal, estatal y municipal) que no han logrado contrarrestar las acciones de la Coordinadora. El grupo empresarial ha acusado al Estado mexicano de falta de capacidad para restablecer el orden. 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS