Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El ‘diálogo’ en Washington

Algunos todavía tienen miedo a decir que en Venezuela hay una dictadura

Oliver Sánchez tenía 8 años. Murió el pasado martes resultado de un cáncer, el cual no pudo tratar debido a la falta de medicamentos en Venezuela. En febrero, había participado junto con sus padres de una protesta en contra de la falta de medicamentos en el país. Portaba un cartel que decía “Quiero curarme. Paz. Salud”.

Y todavía, inexplicablemente, hay gente que cree que el problema en Venezuela es político. Que se trata de una disputa de poder, y como en toda disputa de poder, se puede llegar a una solución a través del diálogo.

Por ejemplo, Susana Malcorra, la canciller argentina, estuvo en Washington hace pocas semanas en una reunión especial del Consejo Permanente de la OEA. Durante su intervención, no hizo mención a las violaciones de los derechos humanos, ni a los presos políticos, ni a la falta de libertades y la ausencia de división de poderes. Malcorra viajó especialmente a Washington a promover un “diálogo” con Unasur como mediador. Malcorra quizás se encontraba ocupada en Naciones Unidas cuando en 2014 ese diálogo ya se intentó, y fracasó, pero –valga la redundancia- no por culpa de la oposición.

Días después de las declaraciones de Malcorra, Unasur, de la mano de Ernesto Samper, pidió diálogo en Venezuela. Los expresidentes Rodríguez Zapatero de España, Torrijos de Panamá y Fernández de República Dominicana, viajaron a Venezuela y se reunieron con Maduro. Pero ni Samper ni Zapatero ni Torrijos ni Fernández se pronunciaron sobre la situación humanitaria del país, ni pidieron la liberación de los presos políticos, ni que el Consejo Nacional Electoral aprobara la entrega de firmas para iniciar el proceso del referéndum revocatorio.

Peor aún, algunos le brindan al gobierno un micrófono para repetir mil y una vez una mentira que cuesta vidas, vidas como la de Oliver. El pasado Jueves –dos días después de la muerte de Oliver- una respetada organización de Washington llamada El Diálogo Interamericano – también conocido como El Diálogo, justamente - , organizó una conferencia con el embajador venezolano ante la OEA, Bernardo Álvarez. Durante el evento, Álvarez negó la existencia de una crisis humanitaria, es decir, negó a Oliver, negó la realidad. Negó el diálogo.

Curioso es el hecho de que el evento en El Diálogo tuvo lugar el mismo día y casi al mismo tiempo, que otra conferencia, en la ONG Freedom House, en donde Diana López expuso sobre la situación de su hermano, Leopoldo López. Mientras en El Diálogo Álvarez decía que López era un criminal y debía estar preso; en Freedom House, Diana decía lo que todo el mundo sabe: Leopoldo López es un preso político.

Curiosidades de Washington, una ciudad en la que aparentemente algunos –pocos- todavía tienen miedo a decir lo obvio: que en Venezuela no hay democracia, hay una dictadura; en Venezuela no hay una guerra económica, hay una crisis humanitaria. Y con una dictadura que se niega a recibir ayuda humanitaria internacional, en un país donde sus habitantes mueren de hambre y por no tener medicamentos, es difícil imaginar que el diálogo sea posible.

Ezequiel Vázquez-Ger es director del Centro de Investigación Periodística en las Américas. Twitter: @ezequielvazquez

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción