Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Vivir en contingencia no es opción, hay que reducir los contaminantes"

Los expertos explican la crisis ambiental que afecta a la Ciudad de México y proponen soluciones a largo plazo para reducir la polución

La Ciudad de México durante la crisis ambiental.
La Ciudad de México durante la crisis ambiental.

La crisis ambiental que vive la Ciudad de México desde marzo pasado no se resolverá con medidas emergentes como el reforzamiento del programa ' Hoy no Circula', sino con una adecuada planeación urbana que permita que los viajes sean más cortos, señalan los especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México. De no tomar medidas permanentes, cada año la capital mexicana vivirá la misma emergencia en temporada de calor, y el Gobierno tendría que seguir decretando contingencias constantemente.

"Vivir en contingencia no es la opción, la opción es reducir permanentemente las fuentes de contaminación", puntualiza Manuel Suárez, urbanista y director del Instituto de Geografía de la UNAM. "No creo que esté mal poner doble Hoy no circula cuando hay una situación de contingencia, simplemente creo que las soluciones emergentes no son una solución, sino una medida de emergencia".

Este jueves la Ciudad de México suspendió la Fase 1 de Contingencia Ambiental, decretada el pasado martes debido a las altas concentraciones de ozono en el aire. Se trató de la tercera contingencia decretada en menos de dos meses, periodo en el que el índice de partículas de ozono ha oscilado entre los 110 y hasta 165 puntos, cuando el límite fijado por la Comisión Ambiental es de 150.

Para solucionar esta crisis, el Gobierno puso en marcha un plan que incluye varias medidas, principalmente el endurecimiento del programa 'Hoy no circula', que regularmente restringe la circulación del 20% del parque vehicular, pero que en contingencia pone a descansar al 40%. La medida ha sido cuestionada por los conductores, que se han visto obligados a dejar sus coches en casa, pero la contaminación se reduce apenas unos días y después vuelve a dispararse. 

"Todo plan de contingencia tiene como fin resolver el problema de manera inmediata, pero no es una manera integral de solución. Si tú limitas el uso del auto bajas los niveles de contaminantes de la atmósfera, es un hecho, pero eso no soluciona el problema de manera integral. El Hoy no Circula tiene que ser temporal, porque si lo dejas permanente la gente sólo compra más carros y acaba saliendo peor", dijo al respecto el académico y experto en Planeación Urbana.

No hay más polución, sino una regla más estricta

La contaminación en la Ciudad de México sí se ha reducido significativamente en los últimos 20 años, explica Suárez Lastra, pero en 2016 la crisis se desató porque la Comisión Ambiental redujo el límite considerado como "normal" antes de decretar una contingencia, lo que significa que hoy, con los mismos niveles de antes, se declara la emergencia para tomar medidas antes de que los números se vuelvan alarmantes. La falla, dijo el urbanista, fue reducir el umbral sin antes definir un plan para cumplir con ese nuevo estándar.

"En el momento en que lo pones más estricto, es evidente que vas a tener más días de contingencia, si no has hecho una serie de programas para reducir las emisiones de contaminación. A eso hay que sumarle la época: hay pocos vientos, hay calor y no hay lluvias. Entonces por una cuestión de química atmosférica, rebasas más fácilmente el límite de ozono porque bajaste el umbral".

Esto es lo que ha argumentado el alcalde de la Ciudad, Miguel Mancera, cuando se le ha cuestionado por qué no se reduce la contaminación aunque estén dejando de circular tantos vehículos: altas temperaturas y baja velocidad del viento que complican la dispersión de las partículas; así como la reducción del estándar de 150 puntos. Lo que aún no ha sido explicado, es qué medidas permanentes se van a tomar para resolver el problema, pues las implementadas en las últimas semanas son emergentes.

"En los meses de calor frecuentemente se presentan sistemas de alta presión y estratificación de la atmósfera, que no favorecen la dispersión de contaminantes. Por esta razón es muy alta la probabilidad que se declare una contingencia atmosférica", advirtió el Centro de ciencias de la Atmósfera de la UNAM en un comunicado.

Las propuestas

Las altas concentraciones de ozono en la capital mexicana se repetirán año con año durante los meses de calor debido a que las condiciones meteorológicas no varían mucho, explicaron los académicos. Señalan que estos son procesos naturales pero las decisiones sobre el desordenado crecimiento de la ciudad, la mala planeación del transporte y la falta de inversión sí son responsabilidad de las autoridades, por lo que la solución para el Centro de ciencias de la Atmósfera es empezar a mejorar la planeación de la capital y las ciudades que están siguiendo el mismo patrón de crecimiento.

En ello coincide Suárez Lastra, "vas a seguir teniendo la misma emergencia todos los años si no tomas soluciones de fondo que estén más relacionadas con el uso del transporte público; tecnologías más eficientes de combustión, pero sobre todo la estructura de la ciudad, que ahí es donde está el gran problema".

El urbanista propone que la ciudad deje de expandirse y, en su lugar, crezca "hacia arriba": es decir, que las viviendas y centros de trabajo se concentren en un mismo lugar con edificios un poco más altos, para que la población viaje menos.

"Si seguimos creciendo chaparritos y extendiéndonos, los viajes serán cada vez más largos. Si disminuyes el tiempo de traslado disminuyes el tiempo que los carros están circulando. Tenemos que crecer hacia arriba, no queda de otra".

Más información