Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicaragua compra 50 tanques a Rusia

El lunes Rusia informó de que enviará a Nicaragua un primer lote de 20 tanques de guerra T-72B, de un total de 50, a un costo de 80 millones de dólares

El pasado lunes Rusia informó oficialmente de que enviará a Nicaragua un primer lote de 20 tanques de guerra T-72B, de un total de 50, a un costo de 80 millones de dólares, en el marco del llamado acuerdo de “cooperación técnico-militar” entre ambas naciones.

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin (izq) y de Nicaragua, Daniel Ortega.
Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin (izq) y de Nicaragua, Daniel Ortega.

Cuando en julio de 2014 el presidente ruso, Vladimir Putin, aterrizó en Nicaragua, Daniel Ortega, mandatario del país, lo recibió con un discurso de paz. “Estamos comprometidos en la lucha por la paz, contra la pobreza, el bienestar de nuestros pueblos y la lucha contra el narcotráfico”, dijo en esa ocasión Ortega, quien calificó como “un rayo, un relámpago” la presencia de Putin en Managua. En aquella ocasión el autollamado Comandante Presidente aseguró que compartía con Moscú “una agenda muy amplia”, que incluía algo más que buenas intenciones por la paz.

Plan de modernización

El Ejército de Nicaragua justificó el lunes a través de su vocero, el coronel Manuel Guevara Rocha, la compra de los tanques dentro de un “plan de modernización de equipos que han dado su vida útil”. La agencia de información rusa RIA Novosti aseguró que Rusia ya suministró a Nicaragua 12 sistemas de defensa antiaérea ZU-23-2, dos helicópteros Mi-17V-5, así como “un lote” de vehículos blindados. Los encargos de Nicaragua a Rusia incluyen cuatro lanchas patrulleras, a un costo aproximado de 45 millones de dólares, “y está en marcha un contrato de suministro de dos lanchas coheteras”, según un portavoz del Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas, citado por la agencia rusa.

Hasta ahora el Gobierno de Ortega había informado de la firma de convenios de cooperación con Rusia para fortalecer la lucha contra el narcotráfico y para mejorar la capacidad del Ejército nicaragüense en la respuesta a los desastres naturales.

Los planes con Rusia incluyen el ingreso de buques de guerra de la armada rusa a los puertos de Nicaragua y hasta la instalación de estaciones para regular el uso de los satélites rusos GLONASS para “apoyar el proceso de prevención del cambio climático y de desastres naturales”, según el Gobierno nicaragüense.

Analistas y expertos en seguridad nicaragüenses se preguntan para qué Ortega quiere tanto armamento ruso en un país con un raquítico presupuesto público —de apenas 2.300 millones de dólares— y serias deficiencias en salud y educación.

Más información