ESPECIAL PUBLICIDAD

“Ofrecemos soluciones a emprendedores y empresas para que puedan desarrollar proyectos estratégicos”

Marc Lloveras, director de Fondos Estructurales Europeos del Institut Català de Finances, explica la labor y los objetivos de la banca pública catalana y su participación en programas europeos

Cataluña ha sido elegida para participar en la nueva campaña europea Together for Cohesion: let’s rEUnite! a través de cinco proyectos cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) mediante el Programa Operativo 2014-2020. El proyecto Together for Cohesion: let’s rEUnite! se desarrolla en seis regiones europeas y cofinancia iniciativas que contribuyan a mejorar el crecimiento y el empleo. Representando a Cataluña como una de las regiones del proyecto, se encuentra Marc Lloveras Llavina, director de Fondos Estructurales Europeos del Institut Català de Finances y uno de los Embajadores de la campaña Messenger for Cohesion.

Pregunta. ¿Qué es el ICF y cuál es su rol?

Respuesta. El ICF es la banca pública de Catalunya. Nuestra principal misión es impulsar la financiación del tejido empresarial con el objetivo de contribuir al crecimiento, la innovación y la sostenibilidad de la economía catalana. Somos, por tanto, complementarios y alternativos a la banca comercial y a otras entidades de crédito público. Nuestra actividad se centra en ofrecer a emprendedores, empresas y entidades una amplia gama de soluciones de financiación, centradas en préstamos, garantías e inversión en capital riesgo, para que puedan llevar a cabo proyectos estratégicos para sus negocios. En este sentido, apostamos activamente por la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas promoviendo soluciones y financiando iniciativas de alto valor añadido para la sociedad y la economía.

P. ¿Cuál es el papel de ICF a la hora de desarrollar proyectos con fondos FEDER?

R. El ICF participa en programas europeos de desarrollo empresarial para facilitar la financiación a empresas con sede operativa en Cataluña. Actualmente, dentro del Programa Operativo FEDER 2014-2020, el ICF y la Unión Europea ponen a disposición de las empresas una línea de préstamos con condiciones preferentes para circulante y/o inversión, bajo el nombre comercial “ICF Eurocrèdit”, con el objetivo de invertir en crecimiento y ocupación. Con estos fondos, el ICF puede financiar el crecimiento de las pymes, tanto en los mercados nacionales como internacionales, así como contribuir a su innovación. Además, estos instrumentos permiten crear y mantener la ocupación y mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas.

P. ¿Cuáles son las soluciones de financiación implementadas con estos fondos estructurales y de inversión europeos?

R. Actualmente ponemos a disposición de las empresas dos tipos de préstamos que cuentan con fondos europeos. Por un lado, desde mediados de 2017 tenemos activada la línea ICF Eurocrèdit, dotada con 184 millones de euros y cofinanciada al 50% entre el ICF y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea. El objetivo de este instrumento es financiar, con condiciones muy favorables, inversiones o necesidades de circulante para crecer, abrir nuevos mercados, hacer nuevos desarrollos o fortalecer las actividades de las pymes catalanas. Por otro lado, recientemente y a raíz de la crisis sanitaria de la covid-19, hemos puesto en marcha una nueva línea de financiación, ICF Eurocrèdit – COVID-19, para dotar a las pymes de liquidez y así mitigar los efectos negativos que la pandemia ha causado en las empresas y, a su vez, preservar la continuidad de la actividad económica durante y después de la covid-19.

P. ¿Alguna solución de financiación con fondos FEDER se implementó para hacer frente a la pandemia de la covid-19?

R. Sí, a mediados de mayo, con el apoyo del departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat de Cataluña, activamos la línea de financiación de 70 millones de euros financiada al 100% con estos fondos. Estos préstamos, que también cuentan con unas condiciones muy favorables para las pymes, oscilan entre los 250.000 euros y los dos millones de euros y sirven para cubrir las necesidades de liquidez de las pymes afectadas por la crisis sanitaria. También, aseguran el mantenimiento de lugares de trabajo. A día de hoy ya se han financiado los primeros proyectos a través de esta línea de crédito y se están estudiando más de 200 solicitudes de financiación que permitirán alcanzar el objetivo de los 70 millones de euros.

P. ¿Cuáles han sido los últimos proyectos desarrollados o ejecutados gracias a estos fondos en Cataluña?

R. Desde la puesta en marcha de la línea ICF Eurocrèdit hemos financiado casi 400 pymes con proyectos de crecimiento de distintos sectores productivos como la industria o el comercio. La empresa de fabricación de artículos de papelería y juegos pedagógicos APLI es una de las compañías que hemos financiado con esta línea. Con sede en Barberà del Vallès, APLI distribuye en más de 80 países y en los últimos años ha fortalecido su negocio comprando nuevas sociedades. En este caso, el objetivo de los préstamos del ICF era cubrir las necesidades de circulante del grupo empresarial. A través de la línea puesta en marcha para paliar los efectos de la covid-19 hemos financiado recientemente Inoxfroma, una empresa industrial que trabaja con acero inoxidable para los sectores alimentario, eléctrico – electrónico y de valvulería. En este caso concreto, el crédito del ICF ha servido para mejorar su tesorería después de haberse visto obligados a parar su actividad durante el estado de alarma.

P. ¿Qué áreas tienen planteado desarrollar con fondos estructurales y de inversión en un futuro próximo?

R. Actualmente estamos empezando a trabajar en el programa operativo para el siguiente periodo (2021-2027) y aún es demasiado pronto para definir exactamente a que se destinarán estos fondos. Creemos que es importante estudiar diferentes instrumentos financieros que permitan cubrir huecos de mercado como, por ejemplo, la vivienda social, la eficiencia energética y autogeneración o la transferencia de tecnología. Estas son áreas que tradicionalmente han tenido menos facilidad para acceder a soluciones financieras y que hay que potenciar ya que tienen un alto valor añadido para la sociedad y generan un impacto positivo en la economía y el medio ambiente.