Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Iván, el payaso que huyó de Ucrania

Iván, el payaso que huyó de Ucrania

12 fotos

Policía durante dos décadas y casco azul en la guerra de Yugoslavia, huyó de su país por motivos políticos. Hoy actúa en las calles de un municipio del sur de Madrid esperando que se le conceda asilo

  • La biografía de Iván encarna los avatares de los países de Europa orienta desde el derrumbe del telón de acero. Hizo el servicio militar y se formó en la academia de policía cuando su país aún integraba la extinta Unión Soviética. Tras la independencia, sirvió dos décadas como agente y se alistó voluntario en las misiones de paz que las Naciones Unidas desplegaron en Bosnia. En la imagen, Iván se dirige a su paso de cebra habitual para trabajar, en un municipio cercano a Madrid.
    1La biografía de Iván encarna los avatares de los países de Europa orienta desde el derrumbe del telón de acero. Hizo el servicio militar y se formó en la academia de policía cuando su país aún integraba la extinta Unión Soviética. Tras la independencia, sirvió dos décadas como agente y se alistó voluntario en las misiones de paz que las Naciones Unidas desplegaron en Bosnia. En la imagen, Iván se dirige a su paso de cebra habitual para trabajar, en un municipio cercano a Madrid.
  • Le condujo al exilio su militancia europeísta, fraguada al calor de las movilizaciones de 2014 en Kiev contra el expresidente prorruso Víktor Yanukóvich. En la imagen, Iván durante su trabajo animando a peatones y conductores.
    2Le condujo al exilio su militancia europeísta, fraguada al calor de las movilizaciones de 2014 en Kiev contra el expresidente prorruso Víktor Yanukóvich. En la imagen, Iván durante su trabajo animando a peatones y conductores.
  • Tras pasar por Polonia y Rumanía, recaló en Madrid hace un trienio acompañado de su hijo mayor. Los dos permanecen a la espera de la resolución definitiva de su demanda de asilo. En la imagen, Iván da las gracias a un niño que le ha dado unas monedas.
    3Tras pasar por Polonia y Rumanía, recaló en Madrid hace un trienio acompañado de su hijo mayor. Los dos permanecen a la espera de la resolución definitiva de su demanda de asilo. En la imagen, Iván da las gracias a un niño que le ha dado unas monedas.
  • Su espectáculo apenas dura unos segundos. En lo que los coches se detienen frente al semáforo, Iván exhibe con tres bolos sus innegables dotes como malabarista. Tan pronto recorre de un lado a otro el paso de cebra con ademán triste como explota de euforia, salta y baila al ritmo de una cancioncilla reproducida en su altavoz portátil. En la imagen, Iván sujeta el bote de chapa que simula un billete gigante de 500 euros enrollado que utiliza para que la gente deposite sus monedas.
    4Su espectáculo apenas dura unos segundos. En lo que los coches se detienen frente al semáforo, Iván exhibe con tres bolos sus innegables dotes como malabarista. Tan pronto recorre de un lado a otro el paso de cebra con ademán triste como explota de euforia, salta y baila al ritmo de una cancioncilla reproducida en su altavoz portátil. En la imagen, Iván sujeta el bote de chapa que simula un billete gigante de 500 euros enrollado que utiliza para que la gente deposite sus monedas.
  • A mitad de la mañana, Iván suele acudir a una cafetería cercana al paso de cebra para tomar algo y reponer fuerzas con las primeras monedas ganadas en el día.
    5A mitad de la mañana, Iván suele acudir a una cafetería cercana al paso de cebra para tomar algo y reponer fuerzas con las primeras monedas ganadas en el día.
  • Iván, embarcando en un avión de transporte de tropas durante su servicio militar en Ucrania, en una foto facilitada por él.
    6Iván, embarcando en un avión de transporte de tropas durante su servicio militar en Ucrania, en una foto facilitada por él.
  • Según Iván, la clave para conectar en tiempo récord con el público, que a veces ni siquiera se molesta en bajar la ventanilla del vehículo, está en su expresiva mirada. En la imagen, Iván durante su jornada laboral.
    7Según Iván, la clave para conectar en tiempo récord con el público, que a veces ni siquiera se molesta en bajar la ventanilla del vehículo, está en su expresiva mirada. En la imagen, Iván durante su jornada laboral.
  • Cuando se lava la cara y se cambia de ropa, Iván parece diferente. Un hombre calmado, con la piel apagada y unos ojos ocultos en sus cuencas. Payaso autodidacta, sus primeras actuaciones en la calle surgieron por afición, cuando aún trabajaba como inspector. En la imagen, un combo de Iván sin y con el disfraz.
    8Cuando se lava la cara y se cambia de ropa, Iván parece diferente. Un hombre calmado, con la piel apagada y unos ojos ocultos en sus cuencas. Payaso autodidacta, sus primeras actuaciones en la calle surgieron por afición, cuando aún trabajaba como inspector. En la imagen, un combo de Iván sin y con el disfraz.
  • Iván en el paso de peatones al que acude cada día para realizar su número.
    9Iván en el paso de peatones al que acude cada día para realizar su número.
  • En España comparte piso con su actual pareja —está separado de la madre de sus dos hijos— y otros cuatro ucranios. En la imagen, Iván espera sentado en una parada el autobús para volver a su casa.
    10En España comparte piso con su actual pareja —está separado de la madre de sus dos hijos— y otros cuatro ucranios. En la imagen, Iván espera sentado en una parada el autobús para volver a su casa.
  • Iván posa con un amigo, en su juventud.
    11Iván posa con un amigo, en su juventud.
  • La mascarilla de Iván, tendida para su aireación, tras una jornada de trabajo.
    12La mascarilla de Iván, tendida para su aireación, tras una jornada de trabajo.