Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Paraje natural en Marbella donde se van a construir viviendas.
Paraje natural en Marbella donde se van a construir viviendas.

El ladrillo ocupará el último litoral libre de Marbella

9 fotos

Un hotel de lujo y 186 viviendas ocuparán los pocos suelos libres en la ciudad, con un plan urbanístico desfasado de 1986

  • A vista de pájaro, es solo un pequeño terreno a cinco kilómetros del centro histórico de Marbella. Atravesado por el arroyo Siete Revueltas, tiene forma de embudo y su parte más estrecha, de unos cien metros de ancho, da directamente a la playa. De antiguo uso agrícola, hoy es una de las pocas ventanas naturales que queda en el litoral marbellí.
    1A vista de pájaro, es solo un pequeño terreno a cinco kilómetros del centro histórico de Marbella. Atravesado por el arroyo Siete Revueltas, tiene forma de embudo y su parte más estrecha, de unos cien metros de ancho, da directamente a la playa. De antiguo uso agrícola, hoy es una de las pocas ventanas naturales que queda en el litoral marbellí.
  • El Ayuntamiento de Marbella ultima ya los trámites para el desarrollo urbanístico de este suelo, de 242.000 metros cuadrados. Dos promotores prevén construir un hotel de lujo y 186 viviendas aprovechando que el Plan General de Ordenación Urbana vigente, que data de 1986, lo permite.
    2El Ayuntamiento de Marbella ultima ya los trámites para el desarrollo urbanístico de este suelo, de 242.000 metros cuadrados. Dos promotores prevén construir un hotel de lujo y 186 viviendas aprovechando que el Plan General de Ordenación Urbana vigente, que data de 1986, lo permite.
  • Toda la ordenación local posterior fue tumbada por los tribunales, incluido el plan de 2010, que recogía que ese suelo debía ser de equipamiento público. También lo indicaba así el Plan de Ordenación Turística (POT) del litoral, anulado igualmente por el Tribunal Supremo.
    3Toda la ordenación local posterior fue tumbada por los tribunales, incluido el plan de 2010, que recogía que ese suelo debía ser de equipamiento público. También lo indicaba así el Plan de Ordenación Turística (POT) del litoral, anulado igualmente por el Tribunal Supremo.
  • “Es como volver a la casilla de inicio, a tiempos de Jesús Gil [cuando se construyeron 18.000 viviendas fuera de ordenación]. La diferencia es que, si antes se hacían operaciones ilegales, ahora son legales”, destaca un especialista en el urbanismo local, que critica el uso de una ordenación urbana que data de hace más de tres décadas.
    4“Es como volver a la casilla de inicio, a tiempos de Jesús Gil [cuando se construyeron 18.000 viviendas fuera de ordenación]. La diferencia es que, si antes se hacían operaciones ilegales, ahora son legales”, destaca un especialista en el urbanismo local, que critica el uso de una ordenación urbana que data de hace más de tres décadas.
  • “En 1986 no existía ni la Ley de Costas ni todas las leyes que han ido regulando y ordenando el suelo. Ni se sabían los efectos del cambio climático”, critica el experto, que subraya que diversos terrenos se están poniendo en carga para evitar cambios de calificación en el futuro plan general marbellí, actualmente en fase de redacción
    5“En 1986 no existía ni la Ley de Costas ni todas las leyes que han ido regulando y ordenando el suelo. Ni se sabían los efectos del cambio climático”, critica el experto, que subraya que diversos terrenos se están poniendo en carga para evitar cambios de calificación en el futuro plan general marbellí, actualmente en fase de redacción
  • “Ese modelo turístico está agotado y el litoral se sigue esquilmando sin parar”, critica Librada Moreno, coordinadora de Ecologistas en Acción en la Costa del Sol. Un informe realizado por la organización indica que el 98% de los 27 kilómetros de litoral marbellí ya tienen sus cien primeros metros urbanizados. El 2% libre camina hacia la extinción.
    6“Ese modelo turístico está agotado y el litoral se sigue esquilmando sin parar”, critica Librada Moreno, coordinadora de Ecologistas en Acción en la Costa del Sol. Un informe realizado por la organización indica que el 98% de los 27 kilómetros de litoral marbellí ya tienen sus cien primeros metros urbanizados. El 2% libre camina hacia la extinción.
  • Diversos inversores planean la construcción de zonas hoteleras y residenciales de lujo en otros tres terrenos que suman medio millón de metros cuadrados mientras sigue la escasez de equipamiento público. Después, apenas quedarán huecos en el mapa al sur de la autovía A-7.
    7Diversos inversores planean la construcción de zonas hoteleras y residenciales de lujo en otros tres terrenos que suman medio millón de metros cuadrados mientras sigue la escasez de equipamiento público. Después, apenas quedarán huecos en el mapa al sur de la autovía A-7.
  • El último proyecto tramitado ha sido el ubicado en el suelo por el que discurren los arroyos Siete Revueltas y Alicate (en la imagen). Dos empresas lo urbanizarán. Una es Inversiones Shine-Houses, propiedad del empresario sirio Taysir Al Sahoud. Construirá 186 viviendas en la zona oeste del terreno. Al este, es el murciano Tomás Olivo el que prevé levantar un hotel con un máximo de 11.500 metros cuadrados de edificabilidad, según recogen los documentos municipales.
    8El último proyecto tramitado ha sido el ubicado en el suelo por el que discurren los arroyos Siete Revueltas y Alicate (en la imagen). Dos empresas lo urbanizarán. Una es Inversiones Shine-Houses, propiedad del empresario sirio Taysir Al Sahoud. Construirá 186 viviendas en la zona oeste del terreno. Al este, es el murciano Tomás Olivo el que prevé levantar un hotel con un máximo de 11.500 metros cuadrados de edificabilidad, según recogen los documentos municipales.
  • Tomás Olivo y Al Sahoud tendrán que construir también un pequeño parque fluvial con paseos públicos y zonas verdes. La zona es inundable y traspasarán el caudal del arroyo Alicate al Siete Revueltas, algo que fuentes ecologistas critican, advirtiendo que crece el riesgo de inundación de zonas cercanas.
    9Tomás Olivo y Al Sahoud tendrán que construir también un pequeño parque fluvial con paseos públicos y zonas verdes. La zona es inundable y traspasarán el caudal del arroyo Alicate al Siete Revueltas, algo que fuentes ecologistas critican, advirtiendo que crece el riesgo de inundación de zonas cercanas.