Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tragedia camping Alfaques
19 fotos

40 años de la tragedia del camping de Los Alfaques

Recuperamos de nuestro archivo imágenes, nunca antes digitalizadas, con las que el fotógrafo Chema Conesa dejó testimonio de la explosión de un camión cisterna que causó más de 200 muertos y decenas de heridos abrasados por las llamas

  • Hace 40 años, a las dos y media de la tarde del 11 de julio de 1978, tenía lugar una de las mayores catástrofes de los del últimos 50 años en España (la segunda en número de muertos después del accidente aéreo de Los Rodeos con 583). La explosión de un camión cisterna cargado con propileno a la altura del cámping Los Alfaques en la localidad de Alcanar (Tarragona), muy cerca del núcleo urbano de San Carles de la Ràpita (Tarragona), causaba 215 muertos y dejaba decenas de heridos muy graves.
    1Hace 40 años, a las dos y media de la tarde del 11 de julio de 1978, tenía lugar una de las mayores catástrofes de los del últimos 50 años en España (la segunda en número de muertos después del accidente aéreo de Los Rodeos con 583). La explosión de un camión cisterna cargado con propileno a la altura del cámping Los Alfaques en la localidad de Alcanar (Tarragona), muy cerca del núcleo urbano de San Carles de la Ràpita (Tarragona), causaba 215 muertos y dejaba decenas de heridos muy graves.
  • La explosión mató de manera inmediata a 103 personas. En días posteriores los heridos graves, algunos con quemaduras de hasta el 90% de la superficie corporal, fueron engrosando la lista de víctimas mortales. Un año después habían sido identificados todos los cadáveres, excepto dos.
    2La explosión mató de manera inmediata a 103 personas. En días posteriores los heridos graves, algunos con quemaduras de hasta el 90% de la superficie corporal, fueron engrosando la lista de víctimas mortales. Un año después habían sido identificados todos los cadáveres, excepto dos.
  • Sobre las 11 de la mañana del 11 de julio de 1978, el camión Pegaso con matrícula M-7034-C, propiedad de la empresa Cisternas Reunidas y conducido por Francisco I. V. salía cargado con el peligroso propileno, un gas inflamable, de la factoría de Enpetrol en Tarragona con dirección a Puertollano (Ciudad Real). A pesar de la distancia a cubrir, el conductor iba solo, sin un acompañante reglamentario.
    3Sobre las 11 de la mañana del 11 de julio de 1978, el camión Pegaso con matrícula M-7034-C, propiedad de la empresa Cisternas Reunidas y conducido por Francisco I. V. salía cargado con el peligroso propileno, un gas inflamable, de la factoría de Enpetrol en Tarragona con dirección a Puertollano (Ciudad Real). A pesar de la distancia a cubrir, el conductor iba solo, sin un acompañante reglamentario.
  • El camión había sido fabricado en 1973 y carecía de válvulas de seguridad, lo que no era un requisito en el momento del accidente. La cisterna, rígida, tenía una capacidad de 19.350 kilogramos pero fue llenada hasta los 23.470, según los peritos. Que no se diera mucha importancia a este hecho revela que era algo que debía de practicarse de manera suficientemente habitual como para no producir excesivos controles.
    4El camión había sido fabricado en 1973 y carecía de válvulas de seguridad, lo que no era un requisito en el momento del accidente. La cisterna, rígida, tenía una capacidad de 19.350 kilogramos pero fue llenada hasta los 23.470, según los peritos. Que no se diera mucha importancia a este hecho revela que era algo que debía de practicarse de manera suficientemente habitual como para no producir excesivos controles.
  • Después de abandonar la planta de Enpetrol, sobre las 14.30, solo unos minutos después de haber atravesado San Carles de la Ràpita, localidad en la que veraneaban miles de personas, el camión pasaba a la altura del cámping, situado en el kilómetro 159,5 de la carretera nacional 340 Barcelona-Cádiz.
    5Después de abandonar la planta de Enpetrol, sobre las 14.30, solo unos minutos después de haber atravesado San Carles de la Ràpita, localidad en la que veraneaban miles de personas, el camión pasaba a la altura del cámping, situado en el kilómetro 159,5 de la carretera nacional 340 Barcelona-Cádiz.
  • Las altas temperaturas de un día de verano y la sobrecarga elevaron la presión interior de la cisterna que, al carecer de válvulas de seguridad, produjo una fuga que hizo saltar la rueda de repuesto, cuya huella quedó marcada en el asfalto. Unos 100 metros después, el camión explotaba en mitad de la carretera.
    6Las altas temperaturas de un día de verano y la sobrecarga elevaron la presión interior de la cisterna que, al carecer de válvulas de seguridad, produjo una fuga que hizo saltar la rueda de repuesto, cuya huella quedó marcada en el asfalto. Unos 100 metros después, el camión explotaba en mitad de la carretera.
  • La expansión del propileno produjo una nube blanca y una lluvia de fuego con temperaturas que pudieron alcanzar los 2.000 grados.
    7La expansión del propileno produjo una nube blanca y una lluvia de fuego con temperaturas que pudieron alcanzar los 2.000 grados.
  • El camión se partió en dos. La cabina y parte de la cisterna se dirigió hacia adelante siguiendo la carretera, y la parte posterior, hacia atrás, hasta llegar a un restaurante situado a unos 200 metros, mientras que el líquido avanzó hacia el cámping.
    8El camión se partió en dos. La cabina y parte de la cisterna se dirigió hacia adelante siguiendo la carretera, y la parte posterior, hacia atrás, hasta llegar a un restaurante situado a unos 200 metros, mientras que el líquido avanzó hacia el cámping.
  • Además, por simpatía, se produjo una serie de explosiones en cadena. Bombonas de butano, los depósitos de combustible de los automóviles y otros elementos inflamables que se encontraban en las tiendas de campaña ayudaron a convertir la hora del almuerzo en un infierno.
    9Además, por simpatía, se produjo una serie de explosiones en cadena. Bombonas de butano, los depósitos de combustible de los automóviles y otros elementos inflamables que se encontraban en las tiendas de campaña ayudaron a convertir la hora del almuerzo en un infierno.
  • En el cámping de Los Alfaques se encontraban aproximadamente unas 800 personas, sobre todo extranjeros, una cifra muy superior a la de 260 de su aforo oficial.
    10En el cámping de Los Alfaques se encontraban aproximadamente unas 800 personas, sobre todo extranjeros, una cifra muy superior a la de 260 de su aforo oficial.
  • Junto al cámping se encontraban 12 chalés y una discoteca.
    11Junto al cámping se encontraban 12 chalés y una discoteca.
  • Un edificio de dependencias del cámping, situado en su centro, hizo de pantalla y evitó que la catástrofe se extendiera a todo el recinto.
    12Un edificio de dependencias del cámping, situado en su centro, hizo de pantalla y evitó que la catástrofe se extendiera a todo el recinto.
  • La mayor parte de las víctimas eran alemanas y francesas, además de belgas y británicos. La catástrofe fue seguida con gran interés en toda Europa. Miles de llamadas telefónicas procedentes del extranjero bloquearon las centralitas de clínicas, gobiernos civiles, hoteles, consulados y todo tipo de establecimientos que tuviera alguna relación con el cámping. Telefónica tuvo que habilitar urgentemente varios equipos telefónicos conectados a los circuitos internacionales.
    13La mayor parte de las víctimas eran alemanas y francesas, además de belgas y británicos. La catástrofe fue seguida con gran interés en toda Europa. Miles de llamadas telefónicas procedentes del extranjero bloquearon las centralitas de clínicas, gobiernos civiles, hoteles, consulados y todo tipo de establecimientos que tuviera alguna relación con el cámping. Telefónica tuvo que habilitar urgentemente varios equipos telefónicos conectados a los circuitos internacionales.
  • Durante meses, un equipo español de especialistas que trabajó en la identificación de los cadáveres. En el momento de la tragedia el cámping carecía de un registro de clientes. El primer balance provisional y la primera lista de desaparecidos tuvo que establecerse a partir de la memoria (bastante buena) del propietario del cámping.
    14Durante meses, un equipo español de especialistas que trabajó en la identificación de los cadáveres. En el momento de la tragedia el cámping carecía de un registro de clientes. El primer balance provisional y la primera lista de desaparecidos tuvo que establecerse a partir de la memoria (bastante buena) del propietario del cámping.
  • La mayor parte de los cadáveres estaban en un estado irreconocible. El nerviosismo y las prisas hicieron que una sandía y un jamón fueron etiquetados como restos humanos por los primeros socorristas. La intervención de éstos fue generosa pero negativa para facilitar la identificación de las víctimas. Los cadáveres fueron colocados uno junto a otro, sin especificar el lugar de donde habían recogido. Se sacaron cuerpos del interior de sus vehículos sin tomar constancia del hecho, lo que hubiera facilitado su identificación.
    15La mayor parte de los cadáveres estaban en un estado irreconocible. El nerviosismo y las prisas hicieron que una sandía y un jamón fueron etiquetados como restos humanos por los primeros socorristas. La intervención de éstos fue generosa pero negativa para facilitar la identificación de las víctimas. Los cadáveres fueron colocados uno junto a otro, sin especificar el lugar de donde habían recogido. Se sacaron cuerpos del interior de sus vehículos sin tomar constancia del hecho, lo que hubiera facilitado su identificación.
  • Cuerpos calcinados fueron recuperados del mar y la playa. Ir hacia el agua, que según los testigos llegó a hervir, se convirtió en una mala elección. Muchos cadáveres fueron encontraron en posición de sentados, con los pies y brazos rígidos, ya que una buena parte de las víctimas se encontraban almorzando.
    16Cuerpos calcinados fueron recuperados del mar y la playa. Ir hacia el agua, que según los testigos llegó a hervir, se convirtió en una mala elección. Muchos cadáveres fueron encontraron en posición de sentados, con los pies y brazos rígidos, ya que una buena parte de las víctimas se encontraban almorzando.
  • Los trabajos partieron del estudio de las dentaduras, lo que aportó un primer conocimiento sobre la edad aproximada de los individuos, así como un conocimiento muy fidedigno de su desarrollo facial. La información se cotejó con los registros odontológicos de los desaparecidos. Las mayores dificultades procedieron de los niños, que en muchos casos no habían ido nunca al dentista.
    17Los trabajos partieron del estudio de las dentaduras, lo que aportó un primer conocimiento sobre la edad aproximada de los individuos, así como un conocimiento muy fidedigno de su desarrollo facial. La información se cotejó con los registros odontológicos de los desaparecidos. Las mayores dificultades procedieron de los niños, que en muchos casos no habían ido nunca al dentista.
  • Seis personas fueron procesadas por la Audiencia Provincial de Tarragona en enero de 1982. Las víctimas, que recibieron 2.500 millones de pesetas de 1978 (unos 106 millones de euros con la subida del IPC), desistieron del procedimiento y se retiraron de la acusación particular. La sentencia condenó por un delito de imprudencia temeraria a un año de prisión menor a dos de los responsables de la factoría de Enpetrol, donde se cargó el camión, y absolvió a los otros cuatro de Cisternas Reunidas, propietaria del mismo, que fueron juzgados. Los altos directivos de Enpetrol (sociedad mayoritariamente propiedad del estatal Instituto Nacional de Industria), que habían sido citados como testigos pero no acusados, ni siquiera testificaron en el juicio. Tampoco lo fue ningún miembro de la Administración.
    18Seis personas fueron procesadas por la Audiencia Provincial de Tarragona en enero de 1982. Las víctimas, que recibieron 2.500 millones de pesetas de 1978 (unos 106 millones de euros con la subida del IPC), desistieron del procedimiento y se retiraron de la acusación particular. La sentencia condenó por un delito de imprudencia temeraria a un año de prisión menor a dos de los responsables de la factoría de Enpetrol, donde se cargó el camión, y absolvió a los otros cuatro de Cisternas Reunidas, propietaria del mismo, que fueron juzgados. Los altos directivos de Enpetrol (sociedad mayoritariamente propiedad del estatal Instituto Nacional de Industria), que habían sido citados como testigos pero no acusados, ni siquiera testificaron en el juicio. Tampoco lo fue ningún miembro de la Administración.
  • La tragedia obligó a un cambio de las normativas en la seguridad del transporte de mercancías peligrosas, así como la realización de planes de redes arteriales y vías de circunvalación, una reglamentación más estricta para los conductores, nuevas normas de carga y descarga, planes de inspección de las cisternas o la prohibición de este tipo de transportes en fines de semana.
    19La tragedia obligó a un cambio de las normativas en la seguridad del transporte de mercancías peligrosas, así como la realización de planes de redes arteriales y vías de circunvalación, una reglamentación más estricta para los conductores, nuevas normas de carga y descarga, planes de inspección de las cisternas o la prohibición de este tipo de transportes en fines de semana.

Más información