Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía de Lleida denuncia al primer cliente de prostitución tras prohibirse esta actividad

El hombre tendrá que pagar una multa entre 300 y 3.000 euros

La Policía de Lleida ha denunciado, por primera vez desde que en febrero de este año se aprobara la ordenanza que prohíbe la prostitución callejera, al cliente de una prostituta y levantó un acta a la mujer que le prestaba sus servicios.

A la 1.55 de hoy, según el informe policial, una patrulla detectó un coche en la zona de la gasolinera Dalmau, en la antigua carretera a Zaragoza, en el que "había una prostituta que prestaba sus servicios a un cliente. Fueron identificados los dos, se denunció al cliente de 45 años y se levantó acta a la prostituta, de 22 años y natural de Nigeria", explica el documento.

La ordenanza que multa la prostitución en la calle entró en vigor el 28 de febrero y le ocasiona costes tanto a quien la ejerce como a sus clientes y contempla multas de entre 300 y 3.000 euros.

La zona de la gasolinera Dalmau era una de las más frecuentadas por las prostitutas en la ciudad catalana. Tras la ordenanza, algunas mujeres continuaban en la zona y otras se desplazaron a la salida de la ciudad por la autovía A-2.